Corría el año 1978 y sale a la venta el cuarto disco de León Gieco. Ese disco sería de enorme importancia para su carrera. Se llamó así, “IV LP”.

Eran años durísimos, no sólo en Argentina. En toda la región dominaban el escenario dictaduras crueles, violencia explícita y una moral espeluznante en la sociedad, mucho mirar para otro lado.

Había en ese disco un tema que solía cantar en vivo que se llama “La historia esta”. Ese tema era para mí un fiel reflejo de la cuota de lucidez y sensibilidad que aportaba el denominado “rock nacional” a miles de jóvenes que queríamos vivir de un modo más normal y decente. Siempre me impresionó la letra de ese tema, apelaba a señalarnos que debíamos ser concientes y sensibles a lo que ocurría a nuestro alrededor. Era una letra contemporánea, urgente y llena de valores e ideales.

Alguna vez sentiste en un espacio
de tu imaginación
que el grito de los perdedores
es sordo y mudo
aunque griten juntos

 

Alguna vez sentiste cuando un pueblo
chorrea de su sangre nueva
Como se muere lento igual que el corazon
de un cuenta cuentos

 

Dejate atravesar por la realidad
y que ella grite en tu cabeza
porque es muy malo dejar pasar
por un costado a la historia esta porque es muy malo dejar pasar
por un costado a la historia esta

 

Alguna vez sentiste mucha gente
tener quebradas sus fuerzas
O alzar del suelo un poema
que guardaba en un rincon
de su inocencia

 

Alguna vez sentiste muy de cerca
avanzar a la tragedia
Todo lo pisa y lo rompe
y en su lomo lleva
a una niña buena

 

Allí donde el autoritarismo, la violencia política, la intolerancia y el militarismo se hacen presente, inmediatamente me viene a la mente esa canción, y me acompaña siempre secretamente. No sé si la misma tiene grandes valores musicales o poéticas, era una canción urgente. Para mí lo fue.

Lo fue y sigue siendo cuando veo escenas de violencia política y bandas militares acorralar a la opinión disidente. Aquí allá y en todas partes.

El rock, con los años, se hizo prejuicioso, complaciente y mucho menos ambicioso.

Cómo extraño volver a escuchar hoy sentimientos como los expresados en esa canción cuando observamos con pavor lo que ocurre en Venezuela. Qué grato sería que algo así ocurriera de tanta gente identificada con el denominado “progresismo”. Cómo me gustaría que alguna gente salga de esa zona de comfort, tan peligrosa desde el punto de vista moral, y dejen de practicar la indignación selectiva.

¿Quién canta hoy para Venezuela que es muy malo dejar pasar por un costado a la historia esta?

Nada, eso. Les dejo el tema tal como se lo escuchaba en ese disco de 1978 (en vivo en el Luna Park, julio 1978)

 

Written by Juan Carlos Villalonga