A modo de contexto, shop ya comenté qué sucedía en ese final de 1980 e inicios del 1981 cuando sacamos el número 1 de Acuarela. En primer lugar, la salida del primer número, formalizó la constitución del grupo y a mostrarnos ante los demás. En esos años, era esencial tener un grupo de afinidad para poder sobrevivir. Hacerlo público era otra cosa.

Comenzar a mostrarse significaba que uno quedaba expuesto a diversas cosas, algunas, las obvias de toda actividad que uno intenta hacer pública, y otras tenían que ver con que, como dice el tango, “yo sé que ahora vendrán caras extrañas”. La mayoría fueron las positivas y entrañables, generic inolvidables, pero también estaban las “otras”, que había que identificar para saber hasta dónde hablar y hasta dónde hacer intimidad. En ese momento hablábamos de “punzar” cuando alguien trataba de pincharte para sacarte cuáles eran tus gustos y qué pensabas de esto y de lo otro. Por ahí era un simple mortal que buscaba con quién hablar o podía ser un jodido que buscaba perejiles para apretar. Nadie lo sabía y eso requería de paciencia, mucho tiempo en el café y las mil verificaciones, y por supuesto, una irresponsabilidad que nos divertía, porque además, ¡había que conseguir chicas!

Así es que el grupo comienza a mostrarse en la comunidad “alternativa” de aquellos años en Rosario.

Veamos al número 1:

Tapa: Dibujo y Creación de Daniel García, hoy me resulta un dibujo hiper-naif, en onda hippie tardía y un vuelo a lo Roger Dean (buscando un logo con tipografía original). En fin, sales vale por la firma del autor en sus primeros pasos.

Editorial: muy corto, sin decir nada. Sólo para decir hola, existimos.

“Cada Peldaño de la Vida” (primera parte): Nota central sobre Hermann Hesse, es de mi autoria y cierro, en ese momento, un período de casi 5 años de lectura absoluta, hasta lo inimaginable, de Hesse. Durante ese tiempo no sólo leía a Hesse, sino que leía todo lo que hubiese a mi disposición sobre literatura alemana y autores relacionados a Hesse que mi obsesión me hizo leer (de algunos ni me acuerdo qué libro leí!). Desde 1977 conocía y frecuentaba la Biblioteca Argentina “Dr.Juan Alvarez”, un santuario monumental donde los ficheros eran investigados cual si fuese un google humano, sólo que aquí lo digital era en serio, con los deditos pasando una ficha atrás de la otra, horas y horas buscando y pidiendo libros. Así pasaron de Hesse (la mayoría de Hesse me los compraba), Thomas Mann, Rainer Maria Rilke, Arnold Zweig, etc.

“El hombre invisible”, poema de Alex, no recuerdo el verdadero nombre del autor, aunque lo sospecho, si es así, más allá de la “pálida” que escribe, también éste estaba buscando chicas.

“Las ganas de seguir…”, nota importante, reportaje a Juan Carlos Baglietto, hecho a inicios de 1981. Un Baglietto, aún barrial, que estaba ese año comenzando su carrera solista, aunque hacía poco nos había sorprendido con una aparición con el grupo “Irreal”, grupo en el cual lo habíamos conocido, y que tras una separación “forzada” por aprietes de la policía se habían desactivado. En Irreal tocaba Daniel “Tuerto” Wirtz, el gran baterista que falleció en febrero de este año.

Creo que no me equivoco si digo que este es el primer reportaje que se publica de Juan Carlos Baglietto. Recuerden que unos meses después explota la “trova”. Es increíble leerlo y ver las cifras de público que se manejaban como cifras exitosas (300 a 500 personas) y la convivencia natural con la censura.

Rescato el fragmento final de la nota:

(La conversación transitaba por el trabajo conjunto y la influencia de MIA, el grupo de los Vitale y cía por entonces, sobre el trabajo que venía haciendo)

B: Influye en el sentido que nosotros adoptamos las cosas de ellos que nos parecen positivas para Irreal pero sin perder nuestra identidad. Así se crea el fichero que nos permite mantener una comunicación con nuestro público a través de boletines mensuales que informaban de nuestras actividades. Esto genera respuesta, yo recibía 5 cartas por día. También empezamos a pedir la opinión por escrito a la salida de cada concierto, esto es quizás más válido que el mismo aplauso. Otra actividad fue la grabación del cassete en forma independiente, basado en la actuación del teatro La Paz de Tucumán, y que está agotado. El fichero reúne más o menos 500 personas y está parado por el momento. Por otra parte la evolución del grupo nos lleva a incorporar a nuestros espectáculos elementos no tan habituales en grupos de rock como ser partes corales, expresión corporal… así nos presentamos en el Chaco con buena repercusión asistiendo 400 personas. Nos presentamos el Día de la Raza e hicimos “1492 ó …” y justamente dos días antes se habían revelado los Tobas, lo que daba una predisposición especial. Cuando ya estábamos por terminar no podíamos tocar más, porque todos estábamos llorando, músicos y público. Fue hermoso. Luego tocamos en el anfiteatro de Santa Fe con 500 personas, en Ingeniería en Rosario (Nota: en mi facultad de entonces!), en el ciclo MIA que comenté antes. Luego teníamos que tocar en San Nicolás, ya teníamos 260 entradas vendidas con dos días de anticipación y la presentación fue prohibida. Esto nos sorprendió muchísimo por la falta de argumentos para justificar esa medida. Además no creemos que lo nuestro sea censurable de modo alguno. Nuestros temas no pueden ser confundidos con algo de carácter panfletario, ante todo tiene criterios artísticos, no pierde el concepto de poesía.

A: ¿Qué pasa con Baglietto de ahora en más?

B: Me voy a presentar como solista en un ciclo de conciertos en algún teatro de Rosario y haré una presentación en el Café de la Flor (Nota: reducto amigo y con buena música, no era más grande que el living de un departamento). Me acompañarán Fito Páez, Rubén Goldín y otros músicos amigos.

A: ¿Y el Irreal “fantasma” del 3 de enero? (Nota: ese enero Baglietto se presenta como solista en el Anfiteatro Municipal y sorpresivamente se junta Irreal en el escenario, para sorpresa de quienes conocíamos de la prohibición. La foto de Baglietto que acompaña esta nota la tomé esa noche)

B: El recital del Anfiteatro indica las ganas de cada músico de volver a tocar, Irreal está más unido que nunca y por eso va a volver a tocar.

Sigamos con el número:

“El Pastor de Fantasmas”, nota sobre Roberto Arlt, nota que afanamos pedazos enteros de algún lado para reemplazar de apuro la nota “autocensurada” sobre Pérez Esquivel. De paso nos manteníamos en una línea “artístico-literaria”.

“Prensa Alternativa”, una notita de dos páginas donde hablamos de la cultura “beat”, mayo ´68, Kerouac, Sartre, etc. Esta nota es el verdadero editorial del número.

“Viento”, poesía de Daniel García, nuestro diseñador de tapa.

“Galería de estatuas”, cuento de Daniel García. Si, se era artista integral o no se era.

“Propuestas”, registro de las revistas hermanas que andaban por esos días en la calle: Rocksario, Smog, Invisible (Santa Fe), El Superochista. La primera, de Danielito González, un personaje increíble, infaltable en todos los recitales. Pasados los años, me lo he encontrado como productor de Luis Salinas. SMOG, con Horacio Vargas a la cabeza, hoy director de Rosario/12 (Página/12). Invisible, para mi una de las más sólidas de ese momento y el superochista, porque en ese momento se filmaba en Super8, no había cámaras digitales ni YouTube, no.

Pasado un Tiempo, poema de Rubén Vedovaldi: Esta va entera.


Pasado un tiempo

Un día llega en que todo se da vuelta
pobre de vos si estabas mal parado.
Los que más abrazaste no vuelven
los duraznos ya tienen gusanos.

En las puertas te sueltan los perros
y en sus fiestas pasás por extraño.

Mientras todos saltaban pantános
vos te pasabas los años en el barro
mirado el cielo
pidiendo la lluvia
esperando del viento algún milagro.

A los bosques los fueron talando
(los paraísos no son para siempre).
En tu cabeza se ha secado un niño
y en tu bolso llevás todo el peso
de un espejo lloroso y nublado…

son las cosas que nunca quisiste
poner bien en claro.


Contratapa con poesía de Marcelo Guillamet “Regresa, Aparición, Regresa” (Marcelo era estudiante de física y fanático de Frank Zappa, a quién se parecía increíblemente)

Finalmente, el staff completo que aparecía en ese número era: Antonio E. Sánchez, Juan C. Villalonga, Rubén E. Vedovaldi, Marcelo Guillamet, Benito M. Vicioso, Guillermo E. Solé, Ricardo Fornasero, Daniel H. García, Ricardo Tarditti, Liliana Pedraza, Alejandro Jaime, Estela Sanetti, José L. Bustos.

En mi pieza, se puede ver una foto de Hesse en la biblioteca y a Jon Anderson en la pared.

Written by Juan Echeverria