Acuarela 5: (1) Tiempos difíciles

Retomo el relato de algunas de las cosas que pasaron alrededor de la existencia de Acuarela. Comienza el 1982 y nos encaminamos hacia la realización del número 5 (y último) de Acuarela. Gran final en un año decisivo en la vida de muchos de los que hacíamos la revista entonces.

Dejé el relato en los inicios del veranos 1981/82, hospital un verano de enorme actividad y excitación. Teníamos programado una serie de conciertos junto con las demás revistas de muchos de artistas rosarinos, aquellos que luego serían llamados la “trova”. Por lo general eran peñas, en ese momento no existía pubs o cosas así.



En la entrada anterior puse un afiche que habla de la “despedida” de Fito Páez. Sucede que en aquel momento Juan Carlos Baglietto había firmado el contrato con la EMI para grabar un disco y comenzaban a instalarse en Buenos Aires. La ida de Baglietto hacia Buenos Aires causaba mucha expectativa dentro del, search entonces, pequeño público que los seguía. Hablar de la “escena musical” rosarina, sería demasiado, pero dentro del mundillo musical la excitación era grande. Baglietto había conformado un grupo que era una especie de seleccionado y partían para Buenos Aires. Muchos lo vivían, no como un proyecto particular, sino como un proyecto de todos los músicos rosarinos.

Recuerdo que era posible escuchar algunas primeras tomas de la grabación en algunas disquerías de amigos, vimos con aticipación el borrador de la tapa, etc. Por esas semanas seguíamos en tiempo real su grabación. El disco se llamaría “Tiempos Difíciles” y todos entendíamos que lo eran. Pocos meses después, sovaldi con el disco en la calle, ese título se convertiría en algo tremendamente serio. Para tener una idea del contexto de ese disco, es recomendable ver el programa “Elepé”en La Cofradía. Es una buena aproximación a ese proceso y su contexto.

Buena parte de nuestro tiempo, mientras escribíamos el contenido del próximo número, estuvo dedicado a la organización de tales conciertos, cuya idea básica era recaudar fondos, aunque también era parte del propósito del grupo, no sólo queríamos relatar y describir cosas sino también producirlas. Durante la primera quincena de enero un grupo de nosotros partimos para Entre Ríos, en un viaje que ya comenté.



Como este blog se alimenta de “sincronicidades” y encuentros. Quiero mencionar que apenas había escrito la última entrada de este relato, estando en la pileta de un hotel en mis vacaciones de enero, escucho a Serú Girán en un disco que no conocía. Voy hacia el bar y les pido ver el disco. Se trataba de “yo no quiero volverme tan loco” un disco doble que cuando apareció en el 2000 supuse que era otra colección de grande éxitos. Pero no, se trata de una grabación en vivo, muy bien hecha, de los conciertos dados en la época que estoy relatando, el 25/26 de diciembre de 1981. La grabación en el disco es del 26 de diciembre. Una verdadera joya histórica. Muy bueno y mucho mejor que el disco “No llores por mi Argentina” (1982) que era una mezcla de tomas en vivo con retoques en estudio.

Aquí debo hacer una aclaración. Serú Girán ganó mis mayores respetos pasado cierto tiempo. Incluso buscando los sonidos de aquellos momentos para realizar estos comentarios. Cuando Serú Girán apareció, yo era un gran admirador y seguidor de Charly García, de hecho mi primer recital fue la Máquina de Hacer Pájaros en el teatro Astengo de Rosario. Inolvidable. Volviendo a Serú Girán, compro su primer disco, ellos venían de tomarse un descanso en Buzios y el disco no es muy bien recibido por la prensa de rock, a mi me gustaba, pero pronto comienza a producirse una popularización de Serú Girán en base a uno de los temas más berretas jamás escritos, “Seminare”. No sólo no me gustaba el tema, además me era imposible entender que el público adorara ese tema y lo coreara en los conciertos. Una estupidez mía, pero eso me alejó durante esos años de Serú Girán. Confieso que lo fui a ver las veces que me pude colar, y también escuchaba los discos, que eran muy buenos, tampoco era cuestión de perdérmelo todo.

Pongo aquí un registro de ese disco, es un tema inédito hasta ese momento y que luego sería parte del primer disco solista de Charly García en 1982. El comienzo de una fantástica serie de discos solistas.



Solaris

En aquellos meses, el departamento de Popo era un bunker o una especie de nave espacial perdida. En aquél tiempo le solía dedicar tiempo al cine soviético (hoy probablemente no podría resistir mas de 10´ tales películas!). Había visto “Solaris” de Tarkovsky y me había fascinado. De ahí en más solía llamar “Solaris” al bunker (existe una nueva versión de la película, vía Holywood, pero no la he visto). En la foto, una de los momentos mas preocupantes para la redacción de la revista. La banda de sonido (o “una que sepamos todos”) dentro de la nave era Kaith Jarret, por ejemplo: