marzo 21, 2008 Publicaciones 3 comentarios

Por diversas razones estoy realizando una interesante experiencia, revelar rollos de fotografías, algunos de los pocos que quedaron en mi poder, de hace más de 20 años atrás. El no haberlos revelado habla de la velocidad con que las cosas se sucedían y nos sucedían en aquellos tiempos a los que estamos en esas fotos, la cosa funcionaba más o menos así: “¿para qué mirar fotos de hace unos meses atrás si lo que pasa ahora es más interesante?”.Así quedaron esos rollos abandonados en cajas y sobres en capas geológicas de papeles, revistas y libros en diferentes puntos geográficos.

He comenzado a revisar algunas cosas que encontré y decidí comenzar a digitalizar tales rollos, a algunos, el tiempo los deterioró físicamente pero les otorga una imagen borrosa, como son muchos recuerdos. Otros se la bancaron y reflejan imágenes muy buenas.


Esta foto es en 1981, tenía 20 años y realmente no recuerdo el día del que se trata, pero todo indica que se trata de un asado alrededor de la tribu que hacíamos “Acuarela”, revista alternativa o “subterránea”, que había convocado a amigos y colaboradores en ocasión de publicarse el número 1 o 2? que está mostrando Guillermo (ver “bird on the wire”, 31 de enero), yo estoy haciendo la “v” y a la derecha, al frente, Benito (ver “Angela Irene:…”, 9 de marzo). Asoma su cabeza allí abajo un fantástico poeta que se llama Rubén Vedovaldi, infaltable en los números de Acuarela y en toda reviste subte de aquella época. Recomiendo buscar en Internet (google mediante a Vedovaldi y encontrarán muchas cosas de él).

“Acuarela” fue mi segundo gran proyecto en mi vida, duró entre 1980 hasta 1982, hicimos varios números y en el medio de casi todo. Los motores éramos Benito y yo, pero se fue armando un grupo realmente extraordinario. En la foto se pueden ver algunas caras que eran amig@s de la Facultad de Ingeniería y colaboradores frecuentes. El grupo se fue ampliando y Acuarela comenzó a desarrollar conferencias, peñas, conciertos y desconciertos varios.

En esta otra aparecen otros colaboradores y amigos increíbles, yo sigo con la botella, a lado mío, “pajarito”, quien por tener algunos años más y un pasado que nunca nos contó del todo, a través de él pudimos acceder a revistas europeas que él recibía en esos años. Recuerdo las de la época del mundial 78 donde podían verse dibujos tales como el de Videla corriendo a lavarse las manos ensangrentadas en la copa de la FIFA. Me recuerdo a mi mismo, observando aquella información, comentar en voz alta “pero, ¿pueden ser tantos!?” cuando las notas señalaban ya decenas de miles de desaparecidos en Argentina. Sabíamos, como podíamos, lo que nos rodeaba y justificaba eso nuestra espontánea necesidad de ser “unders” y rechazar la argentina de los televisores a color y la música disco. Amigos de facultad y recitales, como el flaco Jaime, a la izquierda, fanático del rock pesado, como todo buen vecino de la zona sur de Rosario. En el medio, Antonio y su novia. Antonio era el músico nuestro, ahora es maestro en El Bolsón. Ellos eran de Capitán Bermúdez (igual que Vedovaldi) un paraíso de la contaminación industrial.

Sigo con la foto. De anteojos negros y barba, Daniel García, quien nos hacía las tapas de las primeras Acuarelas. Hoy Daniel García es un artista plástico muy reconocido merecidamente. Aunque yo me acerqué a él no por mis conocimientos en artes plásticas sino por la magistral reproducción que había hecho de la tapa “Going for the One” de Yes (1978) colgada en Record Shop (disquería de culto en aquel momento) donde él atendía. A su izquierda Ricardo Fornacero, quien nos nutría con sus revelaciones y datos musicales donde abundaba el jazz-rock, música que por esos años nos hechizaba con su virtuosismo.

Recientemente descubrí a Acuarela en un catálogo de revistas literarias y culturales!

Cali

Written by Juan Echeverria