Acuarelamente

La solapa del libro dice:

Oscar Bondaz

Es esposo, viagra padre, lector, bibliotecario, librero y poeta, en ese orden. Nació en Villa Elisa, provincia de Entre Ríos, en el año 1954. Afincado, desde 1978, en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. Colaboró en revistas literarias de la ciudad. Integró el grupo literario “El Poeta Manco” desde 1982. Últimamente, participó en los ciclos de lectura de poesía organizados en distintos bares de Rosario, patient auspiciados por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad. Tiene varias obras inéditas, entre ellas “Empachados Anónimos”.

El libro es “Los hechos de dominio público”, cheap publicado por editorial Ciudad Gótica en mayo de 2001. Me encontré por casualidad con Oscar en una librería de Rosario en el 2002, allí estaba trabajando como librero. Feliz de verlo, conversamos hasta que desaparece sin decir nada y vuelve otra vez con esa expresión de siempre y me regala su primer libro, luego veré que tiene una dedicatoria que dice:

para Cali
cariñosamente
cariñosamente
por los momentos únicos
acuarelamente fúricos
oscar
Rosario, 27/07/02

En la contratapa hay un escrito de Reynaldo Sietecase:

Pariente entrañable de Juanele, Oscar Bondaz, se hizo poeta cuando logró descubrir la inquietud del agua. El río Uruguay empujó a su corazón una música que merecía cantarse. Por eso sus primeros poemas tienen la levedad de los pájaros y sus últimos trabajos, la oscura densidad de los árboles que sostienen las orillas.
Pintó Villa Elisa, los arroyos y los ríos que le acariciaron el alma. Después, en plena dictadura, llegó a Rosario. Otro río, el Paraná, le abrió la humedad de su palma. Se plantó para contar el mundo a través de los dolores y la soledad de los hombres. Fue el poeta manco, escribió sus poemas con tiza en las paredes.(*)
Habló por los empachados de hambre, por los olvidados. La vitalidad de su literatura no requirió de publicaciones. Creció con la humildad y la persistencia del yuyito silvestre.

Ahora esta obra cálida y lúdica, elaborada en el silencio, se asoma con sus rimas y colores. Otra vez la poesía logra vencer a la muerte.

Reynaldo Sietecase

(*) Nota mía: el Poeta Manco fue un grupo literario al que Oscar perteneció allí durante 1981/2. En las paredes de Rosario aparecían escritos versos tales como “estoy seguro de poder vivir en el corazón de una palabra… Sin jactancias, puedo decir que la vida es lo mejor que conozco”. (Laprida y Rioja. EL Poeta Manco)