septiembre 25, 2011 Publicaciones No hay comentarios

EN ACCION. UNA PASAJERA PAGA UN VIAJE CON LA TARJETA DE BOLETO ELECTRONICO SUBE, <a href=buy viagra AYER, EN UN COLECTIVO DE CONSTITUCION. EN SEIS MESES SE DUPLICO LA CANTIDAD DE USUARIOS.” src=”http://calivillalonga.com/wp-content/uploads/2011/09/PASAJERA-ELECTRONICO-COLECTIVO-CONSTITUCION-CANTIDAD_CLAIMA20110719_0045_4.jpg” width=”526″ height=”296″ />

Durante este semestre se ha podido ver la incorporación de la tarjeta SUBE masivamente en el transporte público en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores. Es un gran paso adelante al que presté atención desde el primer momento en que se anunció, mal anunciado, como lo señalé en su momento, pero que ahora vale destacar su concreción.

Falta aún incorporarlo a los trenes, pero allí lo veo difícil, con las pocas ganas que cobran los pasajes y el poco entusiasmo que tienen en que la gente use el tren, no los veo.

No entiendo por qué el sistema de la tarjeta SUBE no admite la opción que tiene la tarjeta Monedero (o la antigua Subtecard) de recargarse automáticamente, usando como respaldo una tarjeta de crédito o débito, con lo cual, le evitamos la “tendinitis” a los empleados del subte.

En fin, no es que el efecto de las “primarias” de agosto, o más bien, de las “eliminatorias” de agosto, me hayan convertido al kirchnerismo. Pasa que la tarjeta SUBE fue una noticia que comenté en su momento y que lamenté no poder hacer en esa oportunidad un comentario “oficialista” ya que la fanfarronada de anunciar la tarjeta para tan solo dos meses, por la mismísima presidenta, fue demasiado. Pero ya está, peor es que hubiera quedado en el camino.

Y hablando de quedar en el camino, otra vez inaugurando trenes que, la verdad, no sé si lo hacen para apoyar al tren o todo lo contrario. Se anuncia y se coloca como noticia de primer nivel que vuelve el tren que va a Uruguay, y se lo llamó “El tren de los pueblos libres”. Bien, el tren quedó a mitad de camino, por problemas burocráticos. Otro papelón ferroviario. El tren no se merece el manosea al que lo someten.

Pero festejemos una, la tarjeta SUBE.

Cali

Pongo un artículo de Clarín de unos meses atrás.

 

El avance del SUBE

El boleto electrónico ahora llegó a todos los colectivos

Clarín, 19/07/11

Dos años y medio después del anuncio del Gobierno, el sistema de tarjetas ya puede reemplazar el uso de monedas en los micros que unen Capital con el GBA. En los trenes todavía va muy lento.

Por Pablo Novillo

Con más de dos años de demora, finalmente se llegó al primer objetivo. Todos los colectivos que unen Capital y el Conurbano bonaerense ya cuentan con el boleto electrónico anunciado por el Gobierno, tecnología que desde hace años se aplica en otros países. Así, con el Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE), ya se pagan 2.118.000 viajes diarios , entre colectivos, subtes y trenes.

Tras el retraso, el primer paso en la implementación del SUBE fue la cobertura de las líneas nacionales, las que cruzan del GBA a Capital y que tienen los números del 1 al 199. Según la Secretaría de Transporte de la Nación, actualmente cuentan con las máquinas para pagar con la tarjeta electrónica los 9.863 colectivos de 135 líneas del área metropolitana . Los últimos que faltan son los de la línea 150, la única que todavía no se sumó al SUBE porque está renovando su flota de vehículos.

En cambio, el grado de avance en las líneas provinciales y municipales, las que no entran en Capital y tienen los números del 200 en adelante, es aún bajo , con sólo 413 colectivos sobre un total de 8.666. De todas formas, hay 2.283 colectivos que cuentan con la máquina instalada, y que pasarían a estar operativos a la brevedad. Según informaron en el Gobierno, la idea es que el total de los colectivos provinciales y municipales esté conectado a la red hacia fines de septiembre .

Donde falta avanzar en la cobertura es en los trenes, ya que apenas hay 15 estaciones donde se puede pagar con la tarjeta electrónica. La falta de monedas provoca que mucha gente esté viajando sin pagar.

Como era de esperar, a medida que más líneas de colectivos se fueron incorporando a la red, creció la cantidad de interesados en contar con la tarjeta electrónica. Así, en enero había 1.042.490 plásticos activados, mientras que hasta junio (último dato disponible) ya eran 2.278.115 , un 118% más. También fue en aumento la cantidad de llamados que recibió el call center del 0800-777-SUBE: de unas 70 consultas que entraban en enero, saltaron a 932 en promedio por día, en junio.

Sin embargo, el uso del boleto electrónico podría crecer muchísimo más. Por un lado, el Gobierno hizo muy poca difusión de los avances del sistema, y gran cantidad de gente terminó enterándose de las novedades del boleto electrónico por el boca a boca. Además, muchos siguen con la costumbre de pagar con monedas, y recién a medida que se vaya consolidando el cambio cultural se sumarán al sistema electrónico.

Pero hay otro problema: no parece suficiente la cantidad de bocas para la recarga , especialmente en el Conurbano. Hoy, las recargas se pueden hacer en las estaciones de subtes y en algunos quioscos. Sin embargo, Clarín comprobó que varios comercios del GBA que contaban con el servicio dejaron de tenerlo .

La implementación del SUBE estuvo directamente relacionada con la falta de monedas . En enero de 2009, a poco de entrar en vigencia el último aumento de las tarifas de los colectivos, había trascendido que el Gobierno estaba por lanzar el boleto electrónico. El anuncio oficial se hizo el 4 de febrero, cuando la propia Cristina Kirchner aseguró que el sistema iba a entrar en vigencia “en 90 días”.

Sin embargo, el avance se fue demorando. Recién el 19 de junio se empezaron a repartir 50.000 tarjetas, pero sobre la base del sistema Monedero, que ya funcionaba en los subtes y en el ferrocarril Urquiza (dependen de la concesionaria Metrovías) y de seis líneas de colectivos que habían implementado métodos de pago electrónico por su cuenta, aunque compatibles tecnológicamente con el sistema oficial.

Gran parte de las trabas para la implementación del SUBE tuvo que ver con la resistencia que plantearon algunos transportistas, quienes entre otras cosas pretendían cobrar el valor de los boletos a las 24 horas y no perder totalmente el control de la venta de pasajes , que en el caso del SUBE está a cargo del Banco Nación.

Recién en enero de 2010 el Gobierno pudo sumar 15 líneas. Luego se avanzó en la instalación de las máquinas en los vehículos, pero sin ponerlas a funcionar. Según publicó Clarín el 21 de enero último, para ese momento apenas el 12% de los colectivos permitía pagar con la tarjeta.

Tras esa publicación, el Gobierno aceleró los tiempos, y logró que los transportistas se comprometiera a cubrir el total de las líneas metropolitanas para mayo.

Cuando se complete, el SUBE será la tercera red de boleto electrónico más grande, después de las de Hong Kong y San Pablo.

Written by Juan Echeverria