Alma de piedra

AFIP_(Argentina)

Hacía mucho tiempo que no andaba por el centro de Buenos Aires de madrugada. El martes pasado anduve por la zona de Plaza de Mayo alrededor de las 5 AM, viagra sale ya era de día, pero me encontré una ciudad vacía. No encontré un solo café abierto, ni por Diagonal Norte, ni por Diagonal Sur, alrededor de la Legislatura, ni por Avenida de Mayo. Era el comienzo del día, había amanecido. Estaba solo por el centro de la Ciudad de Buenos Aires y nada.

Algo ha cambiado en esta ciudad. Luego pasé por al recova del edificio de la Administración  Federal de Ingresos Públicos, y en contraste dramático a ese nombre me sorprendió la cantidad de gente, familias enteras durmiendo en el triste reparo de ese sitio. En las escalinatas, veredas y rincones que hacían un poco menos cruel la situación en la que estaban

Eran muchos. Algo drinfanciahoy.com_2748_tapa_2372009_18227amático nos está pasando. El centro neurálgico del poder en la Argentina es un sitio de reparo para gente que quedó al costado del sistema. Desprotegidos. Desamparados. Muchos. Y cuántos serán en la ciudad?

No es que desconociera esta realidad, verla en esa soledad hacía todo más triste.

Buenos Aires se ha convertido en un sitio peligroso, humillante para mucha gente e indiferente. Para cuando ingresaran los empleados y funcionarios a esos edificios esa gente será removida del precario “techo” que por unas horas les dan los ingresos fiscales de la Argentina.

Basta nada más. Buenos Aires tiene el alma de piedra.

Cali

 

Spinetta: