El pasado 24 de febrero Barbechando organizó una jornada sobre “la agenda legislativa del agro 2017”, en la localidad bonaerense de Diego Gaynor. Asistieron representantes de entidades técnicas, gremiales, el jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, legisladores, productores y jóvenes. Se expusieron los temas de cara al 2017: ley de semillas, humedales y economías regionales entre las principales problemáticas. La competitividad y la sustentabilidad, el común denominador.

El clima era ideal: un sol radiante, en una localidad campestre, pero a sólo 100 kilómetros de la Capital, en la antesala del inicio del año parlamentario, permitió que los presentes pudieran asistir a la segunda Jornada de la Fundación, donde el diálogo franco y el ambiente descontracturado generaron un espacio de intercambio.

El evento contó con cuatro paneles. Primero fue el turno de las entidades técnicas. Desde AACREA, Luis Dillon habló de competitividad y de la posibilidad de ser el supermercado del mundo, con el foco puesto sobre “los productos distintivos que nos dan valor agregado”. Pero también insistió en que se deben generar relaciones a largo plazo, es decir, “relaciones de calidad”, y que la sustentabilidad ya no es un discurso, sino una herramienta. “Es la oportunidad de los productores de ponernos como guardianes de la sustentabilidad”, alegó.

Mientras tanto, desde AAPRESID, José Luis Tedesco aseguró que el origen de la entidad fue su preocupación por el ambiente y la sustentabilidad. A continuación plasmó la agenda legislativa: Ley de semillas, conservación de suelos, incentivos para Buenas Prácticas Agrícolas, warrants como herramienta financiera, aplicaciones de fitosanitarios y envases.

Desde FADA, el economista David Miazzo planteó la ley de semillas y la ley de lechería como los temas pendientes del congreso; pero en vistas al 2017, las propuestas van en línea de buenas prácticas agrícolas, ganadería vacuna y aplicaciones. Adelantaron que están relevando precios de las cadenas de trigo, carne y leche, y estudios sobre competitividad.

El cierre del panel estuvo a cargo del Ing. Mariano Bosch, Vicepresidente de INTA, un organismo técnico del Poder Ejecutivo, que brinda asistencia al Congreso, pero no impulsar iniciativas ni fijar los temas. Luego enumeró una variedad de aspectos en los cuales están trabajando, como una amplia y valiosa fuente de información objetiva, para el respaldo científico de las leyes, como fue en el caso de la Ley de Humedales.

El segundo panel estuvo a cargo de las entidades gremiales. Omar Principe (Presidente FAA), destacó que “Barbechando es una herramienta necesaria de las organizaciones que representan al campo”, y enfatizó la oportunidad de la jornada para recuperar el debate en el sector legislativo. Puso en valor la incorporación de los temas del sector agropecuario en la agenda legislativa, siendo de interés para FAA: ley de semillas, obras hídricas, ley de emergencia hídrica y sequía, seguro multiriesgo, ordenamiento territorial precios sostén, arrendamientos y arraigo familiar. sobre la reforma impositiva reclamó “volver a la progresividad”.

A continuación, Daniel Pelegrina (Vice Presidente SRA) afirmó: “la Mesa de Enlace sigue viva, y hay varios temas convergentes sobre los que estamos trabajando”. Seguidamente mostró una presentación comparando la competitividad Argentina con los países exportadores de alimentos. Al finalizar destacó la importancia de la presión impositiva, y su relación con el presupuesto nacional, “por donde pasan todas las decisiones”.

Luego, Jorge Chemes (Vice Presidente CRA) también reclamó una reforma fiscal, teniendo en cuenta las superposiciones que existen entre los impuestos nacionales, provinciales y municipales y aprovechó para pedir asistencia urgente a la cadena láctea y para las economías regionales. “La ausencia de mercados ordenados para éstos productos, como sí los hay en el caso de los granos”, apuntó.

Con respecto a los caminos rurales aseguró: “la falta de inversión los ha llevado a un estado calamitoso que afecta a la ruralidad como estructura de vida. Los más golpeados son los productores medianos y chicos”. Para terminar, recordó su experiencia como diputado nacional y agradeció la tarea de Barbechando y consideró que el desafío del sector será “coordinar entidades, legisladores y funcionarios para buscar la excelencia de pensamiento”.

Por último, Daniel Asseff (Gerente de Coninagro) consideró que Barbechando en el Congreso “está atajando un frente de difícil cobertura para las entidades”,  y aseguró que “debemos juntarnos, discutir y comunicar bien”. También volvió a hablar de competitividad, con una estructura de costos acorde, y superando el atraso cambiario. Los temas en el Congreso: la ley de humedales, ley de semillas, reglamentación de la ley de envases, ley de fertilizantes, ordenar las aplicaciones de agroquímicos, seguros agropecuarios,  economías regionales y warrants.

Luego del intervalo, la voz oficial del gobierno estuvo a cargo del Ing. Guillermo Bernaudo, Jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, que reconoció que “en los paneles anteriores hubo mucho más coincidencias que disidencias” y que “reuniones de trabajo como ésta son un cambio cultural que lleva a un clima de diálogo para encontrar las soluciones”.

Al referirse a las políticas generales, ratificó que la competitividad interna es una prioridad. Y adelantó los temas que se vienen: agregado de valor para la industria forestal, modificaciones para la producción de yerba mate, ley de semillas, aplicaciones de fitosanitarios y warrants.

Con respecto al seguro multiriesgo confirmó que están resolviendo el conflicto con las reaseguradoras, “con apoyo de organismos internacionales”. Al referirse a la desgravación por el uso de fertilizantes, el jefe de Gabinete adelantó: “vamos a rever la ley con otro enfoque”. Sobre la Ley de semillas, Bernaudo reconoció que “Queda una discusión comercial por delante”, pero “venimos en un proceso. Por último, respecto a la Ley de humedales sólo planteó un desafió: “el sector tendrá que conversarlo en Diputados”.

Durante la exposición de Bernaudo también se refirió a la competitividad, acuerdos laborales y prometió una reforma tributaria completa “en 3 0 4 años”.

Por último, fue el turno del panel legislativo. Para empezar, el diputado Carlos Selva (UNA- Buenos Aires), integrante de la Comisión de Economías Regionales, reconoció que durante el 2016, la comisión recorrió distintas regiones para conocer las preocupaciones: el HLB (afecta a los limones), los costos de las producciones electro dependientes, y la incidencia del transporte en el norte del país. “El mayor índice de rentabilidad hoy está en el comercio”, fustigo. Para terminar reclamó por leyes para las PYMES, la ganadería, apicultura y forestación.

A su turno, el diputado Juan Carlos Villalonga, Vicepresidente de la Comisión de Recursos Naturales (PRO-CABA), consideró que “por lo dicho en los anteriores paneles se pueden llegar a acuerdos políticos importantes sobre el tema”, pero fue categórico al referirse al sector: “Les falta empatía, la pura defensa no logra superar las diferencias”, dijo. Y desafió a que los productores puedan resolver el problema de comunicación que genera que estén a la defensiva, aún con “los habitantes de localidades agro dependientes”. “Campo y sostenibilidad tenemos que lograrlo”, apuntó.

A continuación apostó por la Ley de generación distribuida que permitirá que pequeños sectores rurales puedan generar energía: “El campo es el siguiente actor en materia de energías renovables a seis años”, aseguró. Y planteó que el campo tiene otra oportunidad: la ley de envases vacíos como una demostración de que “se pueden hacer bien las cosas”. Durante la exposición aprovechó para exhibir el dilema de la política ambiental en un sistema federal, y defendió las Leyes de presupuestos mínimos.

Como representante de Neuquén y de la Comisión de Economías Regionales en el Senado de la Nación, Lucila Crexell (MPN-Neuqué) describió a su provincia como “petróleo dependiente”. Por eso planteó su interés personal en el desarrollo alternativo de las producciones regionales y resolver el problema de los productores de frutas con políticas de Estado.

Además propuso avanzar con una reforma tributaria, bajando el costo de la formalidad y combatir el 35% de informalidad actual. También hubo espacio para referirse al medioambiente: “Hay que compatibilizar producción con sustentabilidad. El ambiente no es variable de ajuste”. Para cerrar, advirtió: “cuidado con la inflación legislativa, falta la buena gestión, porque de nada sirve llenarse de leyes si no se cumplen”.

Por último, el diputado Gilberto Alegre (UNA-Buenos Aires), Presidente de la Comisión de Agricultura, dijo que a pesar que el nuevo gobierno dictó medidas positivas, “un montón de variables sin embargo afectaron la rentabilidad. Pensamos que la devaluación sería suficiente, pero el problema son los costos”. Y agregó “no se está viendo que bajemos los costos”. Aseguró que el sector agroindustrial es el que más riqueza aportó pero “todo en beneficio de la soja y en detrimento del medioambiente”. Propuso tomar el desafío del valor agregado en nuestra producción. Dentro de sus propuestas se destacan ley de lechería, ley de semillas (advirtió que sería un mal antecedente aplicar el orden público a cuestiones comerciales), ley de warrants, incluir en la curricular escolar las buenas prácticas agrícolas, economías regionales y seguros multiriesgo.

Para cerrar, consultado por la Ley de humedales, Villalonga planteó: “Se cree que cuando avanza el medioambiente retrocede la producción”, pero el ambientalista reclamó por “regulaciones claras”, para que no se espanten las inversiones. “No le tengan miedo a las leyes del medioambiente”.

La conclusión de esta segunda jornada de Barbechando fue que una competitividad sustentable requiere una conversación sincera entre el campo y el ambiente, sin extremismos ni chicanas, en una relación adulta que permita la convivencia de ambas partes.

Galería de Imágenes en
13 Marzo 2017
Written by Juan Carlos Villalonga