noviembre 12, 2015 Publicaciones No hay comentarios

Hace muchos años atrás arrancó mi especial afecto y conexión con la lucha de Cataluña en oposición a la aristocracia de la corona española, su defensa del idioma  y la cultura local por encima del atropello hegemonista de la dictadura de Franco. No era una historia reciente, venía de una historia antigua. En ese entonces la lucha independentista catalana, su resistencia cultural, me fascinaba. Sentía yo una secreta simpatía y conexión con la resistencia cultural que vivíamos algunos contra la dictadura militar. Aquella resistencia lejana nos inspiraba en sostener nuestra personal independencia para con la cultura cuartelera que vivía la Argentina.

La figura emblemática de aquella resistencia catalan era Joan Manuel Serrat, y a través de él, pudimos conocer muchos otros poetas que encarnaron esa lucha y los ideales independentistas y republicanos. El Serrat de aquella época fue para mí una inspiración para conocer el romaticismo del anarquismo republicano español. Joan Salvat Papaseit, un poeta anarquista musicalizado por Serrat en un disco muy poco conocido, era joya que atesoraba. Se llama “res no es mesquí” (nada es mezquino) y es de 1977. De ese disco “quina grua el meu estel”  era representativo de esa delicadeza libertaria.

Qué cometa mi estrella, Qué estrella mi cometa!

En “1978”, el siguiente disco de Serrat traía un monumental tema, “Por las paredes (mil años hace)”. Allí tuve que aprender de historia española y conocer más de ese orgullo por la “patria pequeña y fronteriza”. Ese disco fue un farol para aquellos días tristes de una Rosario monótona y triste. Pongo el tema para que dimensionen aquel Serrat, yo diría insuperable.

Todo esto lo recuerdo ahora que Cataluña se encuentra en pleno debate por su independencia y ésta se encuentra más cerca que nunca. España está en situación de vértigo. La sensación que tengo es contradictoria. No opino que esa separación sea hoy la decisión correcta porque no soy quién para sostenerlo, ni mucho menos puedo condenarla.

Hace un par de días pude  leer que Serrat no la apoya. Todo un síntoma de las cosas que han pasado en estos años. Cuántos sueños han mostrado sus límites o nuestras propias limitaciones. Los tiempos corren, las cosas evolucionan y los contextos nos colocan en lugares que nos obligan a repensar cada cosa.

Cataluña se encuentra en una encrucijada histórica y yo lo miro con preocupación, ternura y nostalgias personales.

Cali

Written by Juan Carlos Villalonga