septiembre 21, 2014 Publicaciones No hay comentarios

image

Este próximo martes se desarrollará en la sede de la ONU, no rx en New York, la denominada “Cumbre sobre el Clima 2014”. En realidad, se trata de una reunión bastante particular ya que no es parte o no constituye ningún paso programático dentro del proceso de negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC). De hecho, el próximo capítulo de esas negociaciones se realizará dentro de unas pocas semanas, medicine en la COP20, en Lima, Perú.

Sin embargo, esta reunión de “emergencia”, llamémosle así, convocada directamente por el Secretario General de la ONU, el Sr.Ban Ki-moon, tiene por objetivo acelerar y profundizar el proceso mediante el cual los países (y otro actores económicos y sociales) puedan asumir rápidamente algunos compromisos climáticos. Estos compromisos deben elevar el nivel de las acciones en materia de reducción de emisiones (mitigación) que hasta ahora han sido presentadas por la comunidad internacional. Esto es imprescindible, cialis ya que esta acción “voluntaria” es muy necesaria para atravesar los próximos años hasta alcanzar un acuerdo global legalmente vinculante que entraría en vigor recién en el 2020. Hasta ese año, debemos apostar todo a lo que los países se comprometan a hacer acciones reales y efectivas por su propia voluntad e iniciativa. Recomiendo leer “Rio+20 y algo de lo que se viene” en este blog.

También esta reunión deberá actuar como un fuerte respaldo a las negociaciones formales (muy dificultosas) para que en la COP20 y durante los meses venideros se alcance el acuerdo global que se firmaría en París, en la COP21, a finales de 2015.

Para comprender la brecha que existe entre lo que debemos hacer para mantener el clima bajo ciertas chances menos catastróficas a una situación totalmente descontrolada recomiendo revisar en este blog, el artículo “The ambitions gap – COP18”. Ese artículo fue realizado en base a datos de PNUMA de 2012. Ahora la situación sigue siendo la misma, muy mala, pero con menos tiempo, como lo podemos ver en el informe del PNUMA 2013 “The Emissions Gap”. Si miran el cuadro siguiente, la línea de puntos es lo que está ocurriendo u ocurrirá si nada se hace con las emisiones en los próximos 7 años, una tendencia que nos lleva a un aumento de la temperatura global de alrededor de 4°C, una catástrofe sin precedentes en la historia humana.

Las otras opciones, son curvas que muestran distintos tipos de cumplimientos de las metas voluntarias que han anunciado algunos países. Nada muy diferente.

La banda gris es la trayectoria de emisiones que nos permitirían tener chances de que el cambio climático no supere los 2°C a finales de este siglo. Un límite razonable. Estamos aún lejos. Esa es la brecha que hay que cerrar urgentemente. Eso es lo que Ban Ki Moon está pidiendo.

image

Esta es la razón por la cual la ONU no está pidiendo ni negociaciones ni discursos. Sólo compromisos, anuncios, que sean tangibles, medibles y a corto plazo. Fundamentalmente, a los países, pero también a las ciudades, gobiernos locales, al sector empresario y a todos. Cada acción cuenta en esa suma para cerrar la brecha.

Así estamos. Solitos nos hemos metidos en esta encrucijada por boicotear cumbres, demorar decisiones y darle cabida a los escépticos climáticos para que hagan su trabajo de embarrar la cancha en los medios y en las cabezas de tantos decisores. Cada uno sabe lo que hizo durante los últimos 20 años.

Cali

image 

 

 

 

 

 

Written by Juan Echeverria