Vamos de nuevo.

Es probable que las decisiones del Gobierno Nacional en relación a la actualización de las tarifas energéticas se podrían haber tomado con mejores criterios o mejores cálculos. Eso es claro.

Más allá de aciertos y errores para arreglar el tema tarifario, debemos dimensionar correctamente el tamaño de la galleta, porque de otro modo, se corre el riesgo de subestimar la tarea que tenemos por delante y errar en el juicio.

Observo, nuevamente, una oposición voraz, oportunista y de altísimo riesgo. Se está jugando a la demagogia y eso nos daña seriamente a todos, porque muestra que la clase política no parece tomar en serio lo que está ocurriendo. Eso repercute es nuestra credibilidad como sociedad.

Por eso me parece adecuado que barajemos y empecemos de nuevo, porque algunos se están haciendo los vivos y quieren estar exentos de  todo costo cuando fueron parte del descalabro.

Durante la campaña electoral de 2015 todos los dirigentes políticos de los partidos mayoritarios firmaron un documento que propuso el grupo de los ex ministros de energía. Es un documento con varios puntos, acuerdo con algunos de ellos, con otros no. Pero lo importante para este caso es que uno de los puntos se refiere a «Precios y Tarifas». Allí se señala la necesidad de encarar el actual proceso de adecuación de precios. Es correcto que el Gobierno ponga sobre la mesa ahora el documento y convoque a los ex secretarios, es necesario revisar el diagnóstico que todos aceptaron meses atrás y que ahora parece que algunos, en la oposición, se olvidaron. Sería bueno que cada  uno ponga sobre la mesa los tiempos y criterios para realizar esta tarea y dejemos de hablar de «tarifazo» demagógicamente.

XII.            PRECIOS Y TARIFAS.

Los precios y tarifas energéticas deberán retribuir los costos totales de los bienes y servicios que produce, asociados a estándares de calidad y confiabilidad preestablecidos. Se reducirán los subsidios presupuestarios a la energía, no justificados socialmente, con la meta de tener precios mayoristas únicos en los mercados de gas y de electricidad y con el objetivo de finalizar el período de transición definido con un set de precios y tarifas que reflejen costos económicos. Para aquellos usuarios vulnerables según indicadores socioeconómicos se establecerá una política de subsidios focalizados (tarifa social), que incluirá a los consumidores de gas licuado de petróleo (gas en garrafas).

El  documento que contiene este punto tuvo la adhesión de:

Frente Renovador | Diputado Sergio Massa.
Unión Cívica Radical | Senador Nacional Ernesto Sanz (Presidente UCR) y Diputado Julio Cobos.
PRO | Mauricio Macri, Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Frente Amplio Progresista | Diputado Nacional Hermes Binner (Presidente del FAP)

Written by Juan Carlos Villalonga