Cumbre del clima en París: llegó el delegado de Macri y buscará revertir la imagen de la Argentina

La transición política que, tadalafil en estos momentos, vive la Argentina llegó a París. En medio de las dudas que la delegación nacional parece haber inspirado en estas tierras, esta tarde arribó a la COP21 Juan Carlos Villalonga, en representación del gobierno entrante de Mauricio Macri.

Con la cautela que la situación amerita, el recientemente electo Diputado Nacional -con vasta experiencia en las negociaciones climáticas internacionales tras sus casi 20 años en Greenpeace- confirmó a El Cronista que su llegada tiene como objetivo iniciar el proceso de transición en este frente, del mismo modo en que se está haciendo en otras áreas de gobierno.

‘No co-dirijo [la delegación]. El gobierno me envió para comenzar el proceso de transición‘, reiteró, aunque añadiendo que, a partir del 10 de diciembre (día en que Macri asume la presidencia), ‘se supone‘ que sí quedará a cargo de ella.

Consultado por la imagen poco favorable que la Argentina parece haber cosechado durante esta Convención, Villalonga se limitó a decir: “Hay que revertirla. Creo que la perspectiva tiene que ver con el potencial que tiene el país y con verlo desaprovechado”.

En este sentido, una de las cosas que pueden esperarse hacia adelante es que se retome el contacto con otros países de la región, incluyendo al grupo de negociación AILAC (compuesto por Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú).

“Conversar más”, definió, aclarando que esto no implica necesariamente que se salga del grupo Like Minded Developing Countries (LMDC) en que se encuentra actualmente (con Venezuela, Bolivia, China, India, Cuba, Ecuador, Irán y Arabia Saudita, entre otros).

“A partir de ahora, la Argentina va a estar discutiendo la política climática con un espectro más amplio de países”, profundizó. En cuanto a la temperatura promedio global a la que se debería intentar limitar el cambio climático, un tema ampliamente discutido a tres días de que se presente el nuevo acuerdo, apuntó: “Está más que claro que los 2°C no es un límite seguro. Sería deseable que el acuerdo mantenga que la meta es 1,5°C”. Esto, por otra parte, implica necesariamente “llegar a la neutralidad de carbono antes de fin de siglo”.

Fuente: Cronista

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.