Esta foto es de abril de este año, cialis cuando visité Juncal en ocasión de cumplir 50 años el secundario de mi pueblo. Nunca había vuelto a visitar la escuelita en la que pasé mi infancia. Las dimensiones de las cosas siempre sorprenden cuando uno las observa de adulto en relación a la dimensión que tenían, o representaban tener, en aquellos años de niñez e inicio de la adolescencia.

Particularmente algunas cosas tuvieron una dimensión muy superior a la minúscula habitación que aparece detrás mío. Ese galponcito, nurse en la parte de atrás de la escuela, se había convertido en una biblioteca/depósito que albergaba libros de todo tipo que arribaban a la escuela producto de los programas de bibliotecas y, sospecho, algunas donaciones también.

En algún momento me di cuenta que allí había cosas muy interesantes, así que unifiqué mi interés por esos libros con mi estilo obsesivo y, entonces, me propuse ser bibliotecario. Agarré manuales de bibliotecología y durante el embole de un verano me puse a clasificar todos los libros bajo el sistema decimal de clasificación universal , a hacer fichas y toda la bola.

Durante ese proceso, me puse a leer “Crítica de la Razón Pura” del prusiano Immanuel Kant. Con 12 o 13  años no entendí absolutamente nada, pero leía a Kant! Descubrí allí también a José Ingenieros, a quien no lo largué por años.

Entre esas lecturas y en ese “biblioteca” hice un pequeño gran reino de libros y música, porque en la mesa que había allí, había armado mi primer bafle de madera para escuchar música con un poquito de mejor calidad. Había recuperado un viejo tocadiscos valvular y con el bafle provisto con un parlante que habré comprado en Rosario, me había armado mi sistema de audio dentro de ese pequeño cuarto.

La bibliotequita de la foto me recuerda automáticamente dos cosas: algunos libros, como lo que mencioné, y… a Emerson, Lake & Palmer.

Sucede que, de los discos que escuchaba, porque se los tomaba prestados a mis hermanos y a otros, había de todo, y como en esa época, había poco y la cosa venía muy mezclada, había que ser explorador y buscar tesoros ocultos. En 1973 se publica uno de esos discos de “éxitos” compilados muy típicos de la época. Cada sello tenía su colección, la CBS, la RCA, todos. El disco en cuestión se llamó “En tu piel los MH positivos”. Luego esa colección se extendería por años con volúmenes 2, 3, 4, etc.

El disco tenía cierta sofisticación ya que la Music Hall tenía un catálogo interesante, además que no todos era “éxitos” en castellano y, además, se proponía como un disco “bolichero” chic. También inauguraba un estilo de tapas “hot” para ese tipo de LPs.

En Tu Piel Los Mh Positivos

image_thumb[9]

disco1_thumb[1]

Es así que en ese disco, de tapa desplegable, aparece un tema titulado “Desde el comienzo”, así, en castellano. Cuando lo escuché, quedé impactado. Un tema de estilo misterioso que me atrapó. Lo habré repetido unas diez veces seguidas. Estaba hipnotizado. El sintetizador de Emerson jugando al final dejaba más que claro que eso que sonaba, era claramente “otra cosa”. Los setenta para mí, vinieron con un moog.

From the Beginning” es un tema de Greg Lake y ejecutado por el trío Emerson, Lake & Palmer. Pertenece al disco Trilogy de 1972.

Fuente: Tester de violencia

 

Written by Juan Carlos Villalonga