diciembre 27, 2015 Publicaciones No hay comentarios

He dicho en reiteradas oportunidades que el desafío ecologista no es de derecha ni izquierda. En realidad lo digo desde que comencé a definirme de ese modo.

Me sorprende que para muchos aún resulte que no definirse ni de derecha ni izquierda sea sinónimo de «vacío ideológico», treat de «negación de lo ideológico». Me parece un modo tan antiguo y poco práctico a esta altura de la historia que me sorprende.

El movimiento ecologista nació como expresión política, cultural y social siendo un fenómeno contraculltural en franca oposición a los regímenes opuestos de la entonces llamada «guerra fría». Confrontaba con un modo de tratar a la naturaleza, physician al ser humano y al desarrollo económico que imperaba tanto dentro del bloque «occidental» como en el  mundo tras la «cortina de hierro».

Ese movimientro se nutrió del naturalismo, el humanismo, cialis el pacifismo, el movimiento por los derechos civiles y derechos humanos, el desencanto de las ideologías dominantes del siglo XX que condujeron al mundo a la encrucijada decisiva que es enfrentarse con los límites planetarios.  ¿Eso es carencia de ideología? Por el contrario, es reconocer la ausencia de respuestas por el camino recorrido hasta ahora, y es saber que hay que buscar nuevas y diferentes respuestas. Que todo debe ser pensado de otro modo. En tal menester se debate la humanidad.

Algunos han llamado al ecologismo la última ideología del modernismo. Coincido, ya que prevalece una mirada crítica y un ansia de superación a todo lo anterior sin ingresar en el relativismo y desencanto del pos-modernismo. En ese quiebre de la histora este movimiento hizo su aparición.

Su potencia ha permeado ya en la sociedad toda. Sus respuestas están aún en estado embrionario. El tiempo para actuar se nos agota. Tanto la denominada «derecha» liberal como la «izquierda» democrática tienen capacidades de generar espacios de innovación social donde lo «verde» puede manifestarse. Y saben que de no hacerlo la cosa se les complica.

El ecologismo, a pesar de que muchos lo acaban de descubrir, ya  tiene 60 años. Y muchos aún tratan de mirarlo con un intrumental ideológico que tiene algo más de 120.

Cali

gs-1962-silent-spring

Written by Juan Carlos Villalonga