El World Press Photo premia «la fatiga extrema de un hombre y de una nación»

Escrito por RA/Agencias

El fotógrafo británico Tim Hetherington ganó el prestigioso World Press Photo Award de 2007 con una instantánea de un soldado estadounidense exhausto en un búnker en Afganistán. “Esta imagen muestra el agotamiento de un hombre y el agotamiento de una nación”, cialis declaró el presidente del jurado, Gary Knight y agregó que “todos estamos conectados a esto. Es una foto de un hombre al borde del límite”, anunciaron los organizadores.

La foto de Hetherington «muestra el agotamiento, ask la fatiga extrema no sólo de un hombre sino de toda una nación», según Gary Knight, presidente del jurado que ha tenido que seleccionar entre 80.536 imágenes presentadas a concurso por 5.019 fotógrafos de todo el mundo.

Los premios World Press Photo se entregan desde 1955 en Holanda. Instituidos por la asociación del mismo nombre, que opera sin afán de lucro, pretenden ser algo así como los Premios Nobel del fotoperiodismo, donde se premian simultáneamente la excelencia técnica y el acierto humano.

Esto los puede a veces hacer incurrir en cierta tendencia monotemática, pero también los convierte en un fiel espejo de qué preocupa más a la gente en cada momento. La fotografía vencedora el año pasado mostraba a un grupo de jóvenes libaneses conduciendo a través de un barrio de Beirut devastado por los bombardeos israelíes el 15 de agosto de 2006, el primer día del alto el fuego. El fotógrafo era el estadounidense Spencer Platt.

Las fotos premiadas por el World Press Photo no sólo dan la vuelta al mundo sino que a veces lo cambian. En 1957 otorgaron su máximo galardón a la imagen de Dorothy Counts, una de las primeras mujeres negras en entrar en una universidad americana disgregada. La inmortalizó Douglas Martin para Associated Press.

En 1968 fue la foto de un vietcong ajusticiado de un tiro en medio de la calle en Vietnam, obra de Eddie Adams, también de Associated Press. En 1972, y siempre para la misma agencia, Ut Cong Huynh conmovió al mundo con la imagen de una niña vietnamita corriendo desnuda y horrorizada bajo los bombardeos de napalm.

No llegó a obtener el premio pero sí se conserva en sus archivos como ganadora del Pulitzer 1994, la célebre foto del norteamericano Kevin Carter de una niña sudafricana moribunda, acechada por un buitre. Carter también acechó 20 minutos para tomar la imagen, lo cual le llevó derecho a la portada de The New York Times y, dos meses después de recibir el Pulitzer, al suicidio.