En 2100 podría quedar bajo el agua el 19% de la población metropolitana

Los barrios de Belgrano, shop Núñez, Recoleta, Retiro, Puerto Madero y buena parte de Avellaneda, Lanús y Lomas de Zamora quedarían totalmente anegados si se cumpliera el pronóstico climático internacional que predice el aumento global de la temperatura y el eventual crecimiento del nivel del mar.

La Capital y el área metropolitana figuran, en un informe de la organización de investigadores norteamericana Climate Central, entre las ciudades costeras que resultarían más afectadas por el fenómeno del calentamiento global. Según las estimaciones, 2.440.000 porteños y bonaerenses quedarían bajo el agua por el aumento del nivel del mar si la temperatura promedio global se elevara en 4°C, lo que representa el 19% de la población.

No hay que esperar a que la temperatura aumente 4°C para ver cambios significativos. “Si uno mira los mapas puede ver que cuando se habla de los 2°C como valor límite de ninguna manera es un nivel seguro. Prácticamente ninguno de los arroyos (que desembocan en el Río de la Plata) va a tener escurrimiento; aun aquellas zonas no inundadas van a quedar anegadas por las lluvias. La Reserva de la Costanera Sur desaparece y la cuenca del Riachuelo queda anegada”, indicó Juan Carlos Villalonga, presidente de la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA).

“Ya con 4°C de aumento se puede ver la Lugones anegada, buena parte de Núñez y Belgrano, y por supuesto La Boca y toda la zona sur. Estamos aspirando al impacto más bajo posible, pero no es deseable. Al mar no hay manera de frenarlo; no hay obras de ingeniería posibles. En la provincia de Buenos Aires el panorama es bien complicado, porque se suma el escurrimiento dificultoso de cuencas como el Salado y el Luján”, agregó el funcionario.

En el mundo

A nivel global, el mar subió unos 20 centímetros desde 1901. Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), el nivel sigue aumentando a una velocidad creciente, actualmente de más de tres milímetros por año. Las principales causas son el calentamiento del agua de los mares y el derretimiento del hielo de los glaciares, de Groenlandia y el Antártico.

El estudio no tiene en cuenta la evolución demográfica ni la eventual construcción de infraestructuras como diques. Sin embargo, calcula sobre la base de modelos científicos interactivos, que si el aumento fuera de 3°C, el nivel del mar subiría 6,4 metros, cubriendo zonas donde hoy viven 400 millones de personas.

China es uno de los países que se verían más afectados, porque con un aumento de 4°C, la subida del agua alcanzaría a un territorio poblado hoy por 145 millones de personas; serían la mitad con una suba de 2°C.

En otros 12 países -entre ellos la India, Bangladesh y Vietnam- hay más de 10 millones de personas amenazadas.

Junto con Buenos Aires, entre las diez grandes ciudades que más riesgo corren están Shanghai, Hong Kong, Calcuta y Bombay. En Brasil, el territorio de unos 16 millones de habitantes se vería perjudicado con un aumento de 4°C, mientras que serían siete millones (45%) los damnificados si trepa 2 grados.

Pese a los pronósticos alarmantes, el comportamiento humano no varía. El nivel de concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzó un nuevo récord en 2014, indicó en su informe anual la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que llama a actuar con urgencia para frenar el cambio climático.

“Entramos en territorio desconocido a una velocidad aterradora”, dijo el director de la OMM, Michel Jarraud. “Cada año decimos que ya no nos queda tiempo. Tenemos que actuar ahora para recortar las emisiones de gases si queremos tener la posibilidad de mantener el incremento de la temperatura a niveles manejables”, añadió.

El informe muestra que el CO2 aumentó hasta 397,7 partes por millón (ppm) en la atmósfera el año pasado.

Fuerte tormenta

Una fuerte tormenta que afectó principalmente el norte de la Capital y el Gran Buenos Aires alarmó a los vecinos. Y no fue casual: un granizo “fino”, como catalogaron los especialistas, cayó en esta zona y causó cierto temor entre los habitantes afectados, principalmente quienes tenían sus vehículos a la intemperie. Según indicó el subsecretario de Emergencia de la ciudad de Buenos Aires, Néstor Nicolás, las lluvias fueron “menores” y no provocaron anegamientos en los barrios porteños. “En Núñez y en Palermo cayeron 11 milímetros por la tarde. Fueron los barrios más afectados. Y hubo ráfagas de viento de hasta 65 kilómetros”, aseguró Nicolás. Anoche, al cierre de esta edición, se esperaban más lluvias. En el conurbano bonaerense hubo reportes de caída de granizo en las localidades de Pilar, San Fernando y San Isidro.

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.