El director ejectuvo de la Fundación Eco Urbano, Horacio Enriquez, manifestó a AIM la importancia del desarrollo de la Feria del Biogas y Energías Renovables, no sólo en la resolución de problemas ambientales sino como un contexto de promoción para que los ciudadanos sean generadores de una energía renovable y limpia. “Es un paso más hacia una transición tecnológica, pero también cultural”.

La Fundación Eco Urbano fue una de las organizadoras del evento que tuvo como sede la localidad de Cerrito, donde más de 300 personas de diferentes áreas de la sociedad concurrieron a participar de los distintos paneles, charlas y actividades propuestas por la feria.

La elección de Cerrito como sede de la feria no fue casual si se tiene en cuenta que hace más de 10 años, esta localidad cuenta con un sistema de biodigestión para el tratamiento de sus residuos orgánicos urbanos.

El sistema de biodigestión produce, entre otros, el gas metano, a partir de la descomposición o putrefacción de los desechos vegetales y animales dentro de contenedores herméticamente cerrados. En este sentido, Cerrito ha sido pionera en la construcción de estos biodigestores a partir de los cuales se obtiene metano para abastecer a distintas instituciones, concretamente, a través de la transformación de los residuos orgánicos en gas.

En este marco, la clausura de la feria contó con una visita de excursión a los biodigestores y se compartió un espacio “con experiencias individuales y colectivas relacionadas con la educación ambiental, con la presencia organizaciones de Entre Ríos y Buenos Aires”, informó Enriquez.

Asimismo, los ecoclubes de Paraná junto al Concejo Deliberante Juvenil de Cerrito organizaron un evento en común de canje de papel y cartón por plantines, con el objetivo de promover el reciclaje. Además se plantaron especies arbóreas, como testimonio del desarrollo de las jornadas.

De la feria participaron más de 300 personas provenientes de Córdoba, Chaco, Santa Fe y hasta de Paraguay. “La feria se realiza conjuntamente con la red de Municipios frente al cambio climático. Y Cerrito ha tenido el reconocimiento provincial a través de una ley que lo ha declarado Capital provincial del biogás”, dijo Enriquez.

Las jornadas contaron con la participación del gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, como así también de la ministra de Desarrollo Social de la Provincia, Laura Strata, el secretario de Energía, Jorge González, el intendente de Cerrito, Ulises Tomassi, el secretario de Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri y el diputado Nacional Juan Carlos Villalonga entre otros.

Un pequeño pueblo en la gran agenda ambiental

“Esta feria es un hito porque, como decía el intendente de Cerrito, una comunidad chica no mueve la aguja en la agenda, pero esta feria es una oportunidad para muchos municipios y también para el sector productivo, como el campo y las producciones agrícolas. Este sector puede conocer estas tecnologías y saber que pueden ser apropiadas socialmente”, afirmó Enriquez.

Para el director de Eco Urbano, es espacio de la feria fue un punto de partida en la búsqueda de la resolución de problemas ambientales graves como el de los residuos, pero también contexto para promover la generación de energías renovables y limpias.

“A lo largo de la jornada de ayer hubo una serie de disertaciones con casos de empresas agrícolas que han incorporado y promueven estas tecnologías de biodigestión o energía solar y eólica. También, el ingeniero Jorge González dio cuenta de las políticas que se promueven a partir de Enersa y la Secretaría de Energía”, explicó Enriquez. “Promovemos este concepto de que todos podemos ser productores y a vez consumidores de Energía. Este escenario nos permite pensar en la incorporación de tecnologías que ya se están utilizando como los termotanques o paneles solares, además de la biodigestión, con el objetivo de autoabastecer nuestros hogares o cualquier institución donde podamos incorporar estas actividades”, agregó.

Por otra parte, Enriquez también se refirió a la reinyección de la energía sobrante que los usuarios no consuman, la cual podría “volver a la red de distribución”. En este sentido, agregó que la feria “fue un paso más en la transición hacia los escenarios bajos en carbono y en la reducción de los gases del efecto invernadero, que están causando este cambio climático con desordenes cada vez más violentos como sequías o inundaciones”.

Finalmente, Enriquez destacó que “hay mucho por hacer, ya que la transición no es sólo tecnológica sino también cultural, y tiene que ver con la educación de los más pequeños que permitan pensar en las energías pero también en el consumo responsable y consiente que nos enseñe a cuidar el agua y el ambiente”.

Written by Eugenia Testa