Giro en la posición argentina sobre el calentamiento global

La transición argentina llegó a la cumbre del clima –la COP 21– cuando aterrizó ayer en París el ex Greenpeace Juan Carlos Villalonga, ask que viene como enviado por el presidente electo, Mauricio Macri, a cerrar el acuerdo clave que se negocia aquí, en el que está en juego el futuro del planeta. Y enseguida anunció que “Argentina va a estar discutiendo política climática con un más amplio espectro de países”, lo que es un cambio de posición.

Aunque parezca distante y abstracto, cialis sale la cumbre del clima es el frente externo más activo que enfrenta hoy la política argentina. Hasta ahora, el país ha estado haciendo alianza con naciones como Arabia Saudita, bloqueando el lenguaje más progresista de la negociación y quedando lejos de sus aliados naturales de América latina, como Brasil, México, Perú o Chile. Si bien Villalonga no podrá quedar al frente de la delegación hasta el 10, ya ayer empezó a hacer todos los contactos, como para llegar al último día de la cumbre, que es este viernes, con otra orientación a la que se empezó.

“Vamos a bajar los decibeles en algunas cosas”, indicó Villalonga, que acaba de jurar como diputado por Cambiemos.

Por ejemplo, se manifestó a favor de que el documento final de la conferencia figure como objetivo de largo plazo limitar la suba del termómetro a 1,5 grados respecto de la era preindustrial, algo que hasta el lunes la propia delegación argentina había estado bloqueando explícitamente.

“Está más que claro que los 2 grados no es un límite seguro”, indicó. “Sería deseable que el acuerdo mantenga la aspiración de que el 1,5 es el objetivo deseado”, agregó. Esta es la línea que tiene, entre otros Estados, el Vaticano.
En los últimos días, había habido en París mucha expectativa por un viraje de la posición argentina. “Esto refleja mucho el potencial que tenemos”, indicó el enviado, tratando de darle un spin positivo al tono que han tenido las cosas aquí, en el centro de convenciones.

Con todo, Villalonga se mostró muy político y conciliador con respecto a los miembros de la delegación, muchos de los cuales son considerados muy buenos profesionales. Aunque está claro que habrá cosas que cambiarán. El diputado ha sido muy crítico –por ejemplo– con la propuesta de contribución al cambio climático que presentó el país en octubre pasado, que ha sido catalogada como una de las peores de todo el mundo, ya que está en línea con una suba de 4 grados, lo que es considerado como una catástrofe.

“La contribución se tendría que haber hecho con la participación de todos los sectores”, indicó Villalonga.
Por su alineación con Arabia Saudita y Venezuela, Argentina se ha estado perdiendo oportunidades en este proceso. Por ejemplo, varios países de América latina firmaron el lunes con Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Noruega, Filipinas y Alemania una alianza llamada “Amigos del futuro”, que además de tomar una posición concreta respecto de la negociación, les abre a los países del sur avenidas para estrechar lazos de cooperación en la transición de un mundo con energías fósiles a uno con energías renovables.

Villalonga tiene muy en cuenta esta realidad, ya que dijo que el mensaje que salga de la COP será fundamental para calcular inversiones tanto por parte de los privados como el Estado. Lo deberán tener en cuenta a la hora de hacer inversiones, por ejemplo, en hidrocarburos, puesto que en el texto de la negociación figura la posibilidad de tener un mundo libre de combustibles fósiles en el año 2050. “Para cualquier desarrollo nuevo se va a necesitar saber cuánto tiempo se va a estar explotando para que se amortice el gasto”, dijo. Está más que claro que, sea cual sea el texto final del acuerdo, el futuro será muy distinto a la realidad que conocemos hoy.

Fuente: Clarìn

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.