“No se puede usar políticamente a las inundaciones”, remedy se dice desde la corrección política.

Es cierto que nada puede anteponerse a la acción de ayuda y de solidaridad con el que está sufriendo. Pero eso no implica que de las inundaciones no se puede hablar en tanto aquellas políticas que se ejecutaron o no en relación a su previsión, help atenuación o mitigación de impactos. En definitiva, se trata de un fenómeno natural para el cual los Estados desarrollan políticas para proteger a la población.

Es la misma situación cuando ocurre cualquier otro tipo de catástrofe. Hay una acción de socorro, ask pero también eso desnuda si lo que había que tener previsto lo estaba realmente o no.

En otro orden de cosas, es como que no se pueda hablar de la inflación cuando la misma se descontrola. Se habla, se analiza  y se trata de debatir sobre las razones de su existencia y las medidas para controlarla. Cada episodio en la vida social amerita un debate político sobre el mismo.

Insisto, no quiero decir que se solaye o se pase por alto la emergencia. Digo que evitar el debate político porque “no se pueden usar a las inundaciones” es una tontería. Esto no habilita a decir cualquier gansada o andar culpabilizando indiscriminadamente. Eso es otra cosa.

Hablar políticamente de la inundaciones nos lleva a revisar la política hídrica, obras de ingeniería, distribución presupuestaria, servicios de emergencia, política agrícola, desarrollo urbano, ocupación del territorio, preservación de ecosistemas, deforestación, política sobre cambio climático, etc. Mirá si no hay cosas para discutir políticamente.

CIUDAD. Centro de evacuados en la Universidad Nacional de Lujan.  12/08/15  FOTO FERNANDO MASSORIO

CIUDAD.
Centro de evacuados en la Universidad Nacional de Lujan.
12/08/15
FOTO FERNANDO MASSORIO

Written by Juan Carlos Villalonga