La influencia de la música de The  Beatles es poderosísima en cualquier lugar del Planeta. De esto, prácticamente, no cabrían dudas. La influencia que ejercieron durante casi una década de existencia fue una ráfaga musical que lo trastocó todo. No dejó a nadie indiferente y su obra se fue agigantando a medida que los años transcurrían. De la “beatlemanía” y la furia juvenil de los 60, los Beatles pasaron a ocupar un lugar imposible de eludir para cualquier estilo musical.

Uno podría dudar si eso ocurrió por la propia fuerza de influencia que tienen los éxitos por su repetición e instalación global en las mentes de todos los que vivieron una época o, si esa poderosa influencia sigue estando allí por sus intrínsecas cualidades musicales. Es de suponer que ambas cosas son ciertas.

Creo que la fuerza de los “hits” de los Beatles hacen resonar en nuestras cabezas temas que conocemos y nos evocan, por lo general, buenos momentos del pasado. Pero el hecho de que la búsqueda de nuevas lecturas y nuevas versiones de cada uno de sus temas sean incesante nos indicaría que el valor musical o la riqueza que allí existe parecen como inagotables. Particularmente me interesa cuando músicos jóvenes visitan musicalmente a  los Beatles.

Memoria o valor musical, ambas cosas se combinan para que aquí, allí y en todas partes encontremos bellísimas, encantadoras y extrañísimas versiones de sus temas. Por algo será.

Por eso los martes comparto con ustedes, sin prejuicio alguno, versiones de los temas del repertorio beatle realizadas por músicos de diversos estilos y toda época. Es una manera de revalorizar a estos genios creativos y agradecerles por haber ayudado a que algunas cosas buenas sucedieran en el mundo.

No es nostalgia. Es un ejercicio musical, una exploración y un desafío a nuestros sentidos y sentimientos, como debe ser el arte.

Written by Juan Carlos Villalonga