noviembre 12, 2009 Publicaciones 2 comentarios

image

Ultimamente le he estado esquivando a hablar de manera directa del Gobierno Nacional y su célebre elenco, decease pero suceden cosas todos los días que “extravian al mas vaquiano” diría Larralde.

En estos meses se impulsó y, obedientemente, el congreso votó el llamado “impuestazo” electrónico. Proyecto discutible y opinable por donde se lo mire. Pero vamos a suponer que sea razonable hacer este movimiento. Bien, si uno actúa sobre la carga impositiva de un rubro para que se beneficie un determinado sector del mismo, en este caso las empresas radicadas en Tierra del Fuego, ¿qué se supone que debe ocurrir?… (30 segundos)

Bien, exacto, el mercado deberá acomodarse de manera que los productos de Tierra del Fuego se vean beneficiados frente a la competencia, ¿de qué modo? Por los precios, ya que se actuó sobre la carga fiscal de las empresas. Entonces, ¿cómo puede el Gobierno decir que no deben aumentar los electrónicos? ¿Cómo puede el indescriptible Guillermo Moreno salir a decir que no debe haber suba de precios y presionar para ello?

¿Es esta una opinión destituyente?

Cali

Written by Juan Echeverria