image

Voy a poner un pequeño artículo que se publicó la semana pasada en el boletín ECO, generic de la Climate Action Network. Boletín que refleja el seguimiento al milímetro que hace ese colectivo de organizaciones a las negociaciones sobre cambio climático. Esto es al final de una semana de negociaciones en Panamá (1)

Como el artículo esta traducido con un traductor automático o a la carrera en la madrugada del 7 de Octubre, recomiendo reforzarlo, para una mejor comprensión, los que puedan hacerlo, mirando la versión en inglés, también incluida aquí.

Sugiero repasar las notas siguientes del blog para redondear lo qué está pasando: Clima de época; “Pesimismo climático” y “Uno de mis deseos para el 2011.

Cali

PS: si alguna expresión genera dudas, cialis no duden en consultar.

Faltadeambicionitis

7 de Octubre de 2011

Una cosa que los delegados de los países desarrollados desean informar a sus ministros, una vez regresen a sus hogares, es cómo pasaron toda la semana hablando de medición, reporte y verificación. Esto fue lo que se discutió en vez de ponerse serios sobre su necesidad de incrementar sus niveles de ambición. Los signos de la falta de ambición crónica son claros y tienen graves síntomas de 4 ° C – incluyendo incrementos de los niveles del mar, la interrupción de la producción de alimentos, los incendios forestales, no rx las sequías cada vez más severas y mucho más.

La brecha de gigatoneladas, punto de agenda que no fue abordado por los negociadores en Bangkok, Bonn y luego en Panamá, ahora le toca a los ministros retomarlo. Por supuesto, el tema todavía se puede ocultar bajo la alfombra de una serie de decisiones técnicas de mitigación durante la COP, pero ECO no puedo creer que alguien estará pensando que esta enfermedad se ha siquiera abordado.image

La cura es simple, pero requiere una firme determinación. Reconociendo la magnitud de la brecha y resolver para cerrarla, es el primer paso que los ministros pueden tomar mientras vuelan a Sudáfrica para la pre – Conferencia de las Partes.

Un segundo paso sería mover el nivel de ambición en mitigación para el extremo superior de las promesas. Numerosas investigaciones han demostrado que países como Australia y de la Unión Europea pueden reducir los síntomas de la enfermedad más amplia y mejorar su propia salud económica a través de escalar hacia la parte superior de sus promesas. Por supuesto, la cura requiere de otros países hagan más y haga una revisión de sus bajos y patéticos compromisos. Este es el caso de Canadá y los EE.UU. ninguno de los cuales tiene la intención de reducir sus emisiones por debajo de los niveles de 1990. Y este es también el caso de países como Rusia, Ucrania y Bielorrusia, cuyas promesas suponen emisiones superiores a todas las proyecciones “business as usual”. La prevención de los efectos mortales de lackofambitionitis requiere que los países industrializados muevan sus objetivos de reducción de emisiones en el extremo superior de la promesa de 25-40% que se acordó en Cancún. Sabemos que la cura está al alcance de países como Dinamarca, Noruega, Alemania y otros países han mostrado el camino y por lo tanto merecen ser reconocidos como líderes en la carrera hacia la cima.

(1)  (The third part of the sixteenth session of the Ad Hoc Working Group on Further Commitments for Annex I Parties under the Kyoto Protocol (AWG-KP 16) and the third part of the fourteenth session of the Ad Hoc Working Group on Long-term Cooperative Action under the Convention (AWG-LCA 14) took place from 1-7 October 2011 at the Centro de Convenciones ATLAPA, Panama City, Panama).

Lackofambitionitis

October 07 2011 • 13:01

by enriquemk

One thing that developed country delegates might want to report to their ministers back home is how they spent the full week talking about measuring, reporting, and verification. This was done instead of getting serious about their need to increase their levels of ambition. The signs of chronic lackofambitionitis are clear and have dire 4°C symptoms –  including rising sea levels, disruption of food production, forest fires, increasing droughts and much more.

The gigatonne gap, which negotiators have left largely untouched in Bangkok, Bonn and again in Panama, is now up to the ministers to pick up. Of course, it can still be hidden under the carpet of a number of technical COP decisions on mitigation, but ECO can’t believe anyone will be thinking that this related disease has been even remotely addressed.image

The cure is simple but requires a steely resolve.  Acknowledging the magnitude of the gap and resolving to close it, is the first step that ministers can take as they fly to South Africa for the pre-COP. A second step would then be to move the mitigation ambition to the upper end of the pledges. Extensive research has shown that countries like Australia and the EU can both reduce the symptoms of the broader disease and improve their own economic health by moving to the upper end of their pledges. Of course, the cure requires other countries to do more and thoroughly review their pathetic low pledges. This is the case for Canada and the US neither of which is planning to reduce their emissions much below their 1990 levels. And this is also the case for countries as Russia, Ukraine and Belarus whose pledges would assume emissions that are much higher than all business-as-usual projections. Preventing the deadly effects of lackofambitionitis requires industrialized countries to move their emission reduction targets to the upper end of the 25-40% pledge that was agreed in Cancun. We know that the cure is within reach as countries like Denmark, Norway, Germany and others have shown the way and thus deserve to be recognized as leaders in a race to the top.

image

Written by Juan Echeverria