Más temprano que otros años, nurse se conoció el registro de temperaturas de 2014. Según los datos aportados por el  Goddard Institute for Space Studies (NASA) el año pasado batió el record siendo el año más caliente desde que se tenga registro. Si bien la Organización Meteorológica Mundial ya lo había adelantado en diciembre, ahora con los datos finales de los últimos días de 2014 ese record se ha comprobado.

temp2014

Hasta ahora el record de temperaturas lo tenían los años 2005 y 2010. El ascenso de las temperaturas globales continúa inexorable mientras siguen creciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Este nuevo record deja sin argumentos a los “escépticos” que anunciaban que el calentamiento global “se habría detenido” dado el estancamiento del promedio de temperaturas de los últimos 5 años.

Este dato da inicio a un año muy “caliente” en el ámbito político, alrededor de las negociaciones climáticas. Quizás el año más complicado en lo que va desde la adopción de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) en 1992. A finales de 2015, en la COP21, en París, se deberá adoptar un nuevo régimen global de acciones legalmente vinculantes para la reducción de emisiones. Este acuerdo recién entrará en vigencia a partir de 2020. Si es que tenemos acuerdo.

En este contexto quiero retomar el balance de inicio de 2015, que es el balance de lo que nos quedé luego de la Cumbre de Lima (COP20).

Quiero señalar dos puntos más:

b)

En base a la realidad descripta en varias de las entradas previas, se puede evaluar que a la COP20 se llegó con muy bajas chances de lograr alguna sorpresa positiva. Pero no es menor que no haya habido ninguna sorpresa o giro demasiado negativo. Esto es sí mismo constituye un pequeño logro de Lima: nadie “sacó los pies del plato”, nadie rompió las negociaciones ni puso seriamente en duda el objetivo de París 2015.

Puede parecer demasiado poco, muy básico o un comentario pueril. Pero si analizamos el bajo nivel de consenso previo, el casi nulo avance en los borradores, un fracaso estruendoso es un fantasma que siempre está presente. Las largas jornadas de los últimos días, particularmente en el último día, muestra el esfuerzo para evitar ese escenario agónico. Se sacó algo como para seguir en la carrera hacia París. Insisto, es poco pero no es irrelevante.

La posibilidad de que los países en desarrollo pusieran en jaque las negociaciones al no ver reflejado sus demandas en el borrador circulado durante la reunión era una posibilidad a tener en cuenta. Que China y/o Estados Unidos optasen por un camino propio, abandonando la aspiración de acuerdo global, es una posibilidad siempre latente.

Así que computo a este punto en el haber de la COP20.

El escenario al que hago referencia será un fantasma omnipresente en la COP21. Recordemos Copenhague, sólo eso.

c)

Muy estrechamente vinculado al punto anterior quiero destacar el rol que jugó Perú en esta etapa de las negociaciones.

La presidencia de la COP20, en manos del Ministro de Ambiente de Perú, Manuel Pulgar-Vidal, tuvo un rol muy importante durante todas las jornadas de la Cumbre. Perú asumió la COP20 como un paso para convertir a ese país en un jugador relevante en este proceso y lo logró. La seriedad con que encaró su responsabilidad como anfitrión y la complejidad de la tarea realizada le dieron méritos reconocidos por todos (ver Hoja de Ruta de Lima).

El rol protagónico que asumió Pulgar-Vidal durante el tramo final de la COP20 fue vital para obtener la declaración final (Lima call for climate action)  y el borrador de negociación que ahora tenemos.

Destaco este punto, no sólo por el rol facilitador que jugó Perú dentro de la COP20 sino porque también se ubica de aquí en más entre los países relevantes en esta negociación. Es importante que en la región tengamos jugadores más visibles e incidentes en este proceso.

La región ha ganado un voz importante.

Luego seguiré.

PS1: esta semana se conoció que la COP21 ya tiene su logo. Aguardamos por más.

PS2:

Aquí un breve repaso de lo que viene en materia de reuniones:

Infografía hacia la COP 21 b

(Fuente: COP20)

Written by Juan Echeverria