“La política es un chiquero”. Esa frase la hemos escuchado repetidas veces.  La verdad, view puedo acordar que eso es cierto y no estoy señalando niguna novedad.

Lo que me parece que hay que decir es que esa frase supone que hay otros ámbitos, hospital no pertenecientes a la “política”, que no serían un chiquero. Mi experiencia me indica algo lamentable, no es así.

Por ejemplo, cuando veo algunas de las acciones más rústicas que suelen asociarse a la politica, como calumnias, difamaciones, traiciones, demagogia, egoismos e hipocrecías diversas, no siempre emergen del sector “político”. En muchos casos, no pocos, tales bajezas provienen de la prensa misma o en otros provinen de organizaciones sociales no asociadas a partidos políticos.

A lo largo de muchos años de trajinar esos tres segmentos: el periodismo, organizaciones no gubernamentales y sector gubernamental/políticos, debo decir que las miserias están a la orden del día en todos ellos. Trato de ser realista, de nigún modo es un mensaje de desaliento ni pesimista. Es un mensaje para alentar el pensamiento crítico, a no extender cheques en blanco sin fundamento alguno y saber que  el cambio social necesario es profundo y nos incluye a todos.

Written by Juan Carlos Villalonga