Hoy a la mañana escuché por radio el testimonio de un ex-combatiente de la guerra de Malvinas, shop Alejandro Rey, un testimonio distinto y valiente que estaba en ese momento visitando las Malvinas. Me sorprendió su visión crítica y poco frecuente acerca de dicha guerra y de la sociedad malvinense, una mirada respetuosa y despojada de arbitrariedades y simplezas. Bueno, estuve en silencio durante estos días donde pasó el “feriado” que, capsule le pongan el nombre que le pongan, conmemora la peor estupidez de la clase política argentina y la ceguera colectiva en la que estuvimos inmersos por esos días, 2 de abril de 1982. He colocado algunas entradas al respecto. Quiero a modo de recuerdo de esos días trágicos, compartir un poema de Jorge Luis Borges que ha sido musicalizado e interpretado luego por varios artistas:

Milonga del muerto
Jorge Luis Borges

Lo he soñado en esta casa
entre paredes y puertas.
Dios les permite a los hombres
soñar cosas que son ciertas.

Lo he soñado mar afuera
en unas islas glaciales.
Que nos digan lo demás
la tumba y los hospitales.

Una de tantas provincias
del interior fue su tierra.
(No conviene que se sepa
que muere gente en la guerra).

Lo sacaron del cuartel,
le pusieron en las manos
las armas y lo mandaron
a morir con sus hermanos.

Se obró con suma prudencia,
se habló de un modo prolijo.
Les entregaron a un tiempo
el rifle y el crucifijo.

Oyó las vanas arengas
de los vanos generales.
Vio lo que nunca había visto,
la nieve y los arenales.

Oyó vivas y oyó mueras,
oyó el clamor de la gente.
Él sólo quería saber
si era o si no era valiente.

Lo supo en aquel momento
en que le entraba la herida.
Se dijo “No tuve miedo”
cuando lo dejó la vida.

Written by Juan Echeverria