Uno de los argumentos que frecuentemente utilizan quienes se oponen a la despenalización del aborto es que las cifras de abortos en la Argentina están sobrestimadas. Me refiero a las cifras que rondan los 500.000 abortos anuales y que resultan de estimaciones dado que no hay datos precisos por tratarse de una práctica clandestina, oculta para las cifras oficiales.

En Argentina se calculan entre 400.000 y 500.000 abortos por año, esto representaría que se realiza algo más que un aborto cada dos nacimientos. Esta estimación se conoce a partir de un estudio solicitado por el Ministerio de Salud de la Nación en el año 2005 y realizado por las demógrafas Silvia Mario y Edith Alejandra Pantalides. Ese estudio es publicado por la CEPAL en el año 2009 en una versión revisada.

Para calcular el número de abortos se utilizaron dos metodologías validadas internacionalmente: Una propuesta por S. Singh y D.Wulf, basada en una expansión del número de los egresos hospitalarios por complicaciones de aborto, y la otra es el método residual sugerido por J. Johnston y K.Hill, que relaciona la fecundidad real con la fecundidad potencial, la prevalencia de uniones, el uso de métodos anticonceptivos, de abortos y de infertilidad postparto.

Al aplicar las dos metodologías, Pantelides y Mario encuentran:

  • El aborto inducido en la Argentina según el método por egresos hospitalario, con el multiplicador estimado igual a 6,8, multiplicado por los 65.735 egresos hospitalarios registrados para 2000, arrojó un resultado de 446.998 abortos inducidos totales para ese año.
    Sobre este cálculo es importante aclarar que la información de egresos hospitalarios fue tomada para 2000 y las encuestas a los actores clave para producir el multiplicador fueron realizadas en 2005.
  • El aborto inducido en la Argentina según el método residual arroja un número que oscila entre aproximadamente 486.000 y 522.000 abortos anuales entre las mujeres de localidades de 5.000 habitantes y más, en el año 2004, según se utilice la media o la mediana de duración de la lactancia. La estimación del número anual de abortos inducidos e indicadores relacionados para la Argentina, 2004-2005 correspondiente a la población femenina residente en localidades de 5.000 habitantes o más, cabe destacar que no se contempla la población rural. El modelo considera cuatro variables como limitantes de la fecundidad. La fecundidad observada será menor a la máxima potencial como resultado de: la no exposición de todas las mujeres al riesgo de embarazo (por no ser sexualmente iniciadas); la utilización de métodos anticonceptivos y su efectividad en un uso típico; el aborto y la infertilidad posparto debida a la lactancia (o la abstinencia). Al conocer los valores de los demás factores, se puede despejar el correspondiente al aborto.

 

En este punto, antes de continuar, quiero compartir la exposición del actual Ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein. Tienen allí estadísticas y conceptos de salud pública.

No existe estudio o publicación científica que haya puesto en duda la rigurosidad de estas estimaciones. Estas cifras nos señalan la magnitud del problema que debemos enfrentar. Como lo he expresado en una nota previa, la magnitud del problema es enorme y debe ser abordado desde una perspectiva de salud pública. En esa misma nota, hago referencia a los datos globales y regionales publicados recientemente por la revista de ciencias médicas The Lancet, donde la cifra de abortos a escala global trepa a 56 millones anuales.

En modo coincidente con esa fuente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que de los 55.900.000 abortos anuales, entre 2010-2014, el 45% (22 millones) de los mismos son inseguros. Mientras en las regiones desarrolladas, sólo el 13% de los abortos son inseguros, en el mundo en desarrollo los abortos inseguros ascienden al 50%. En África, cerca del 85% de los abortos son inseguros.

El siguiente cuadro muestra la cantidad de abortos anuales dividido en regiones, podemos ver que en nuestra región es donde la tasa de abortos es la más alta.

Regiones Núm. abortos (millones) Tasa de aborto x 1000 mujeres (15-44 años)
Mundo 55,9 35
Países desarrollados 6,6 27
Países en desarrollo 49,3 36
África 8,2 34
Asia 35,5 36
América Lat. y el Caribe 6,5 44
Norte América 1,2 17
Europa 4,3 29
Oceanía 0,1 19

Si procuramos una comparación del orden de magnitud de abortos anuales con otros países de la región se puede constatar que la cifra estimada para Argentina es coherente con lo que ocurre regionalmente.

Para el caso de Colombia, 400.412 abortos inducidos por año (investigación realizada en 2008 por el Instituto Guttmacher de Nueva York), con una población de 48,6 millones, esto nos da una relación de 0,008 abortos/hab. Perú, 352.000 abortos anuales (Dato: 2003 – Instituto Nacional de Estadística e Informática y CEPAL) y una población de 31,8 millones, lo que significa una relación de 0,011 abortos/hab. En Argentina, con 500.000 abortos anuales y 43,9 millones de habitantes, tiene una relación de 0,011 abortos/hab. Como se puede ver, Argentina posee una cantidad de abortos del mismo orden de magnitud con aquellos países de la región que poseen poblaciones comparables.

Es decir, además de la validez de las estimaciones realizadas en base a estudios demográficos, las cifras obtenidas pueden comprobarse que se correlacionan con los datos regionales y los datos estimados para países de la región comparables por  su población.

Quienes se oponen a la despenalización del aborto necesitan minimizar esta realidad. De mantenerse la situación actual, fracasando la ley propuesta, no se estará mejorando la situación a nadie, sólo será preferir mantener en la clandestinidad la realidad y no querer aceptarla públicamente. 

Cali

 

Written by Juan Carlos Villalonga