La actual inundación de una gran porción de la Provincia de Buenos Aires es la reiteración de un fenómeno natural que será cada vez más frecuente y agresivo. Pero también es una demostración de la ausencia de obras de adaptación y de infrestructura básica para afrontar una vulnerabilidad que se sabe y se la conoce muy bien.

Períodos de lluvias similares al actual han sucedido con cierta frecuencia en el pasado, unhealthy sin embargo, en la actualidad se cuenta con registros y seguimiento de fenómenos naturales que permiten pronosticar que algo así tenía chances muy altas de ocurrir. Concretamente, se sabe que estamos atravesando un particularmente intenso fenómeno “El Niño”. Este fenómeno ocurre de manera frecuente aunque no regularmente, pero cuando comienza a desarrollarse, se sabe perfectamente qué impactos globales genera. En nuestra región se despliega con temporadas de lluvias intensas. No hay sorpresas en ésto.

Se sabe que el actual fenómeno “El Niño” afectará a la Argentina con lluvias intensas durante estos meses hasta llegado el verano. Los productores rurales están atentos a estos pronósticos y toman sus precauciones. Está de más decir que hay autoridades que parece que miran para otro lado.

Para agravar las cosas, y acentuar la escasa responsabilidad gubernamental, se sabe que producto de calentamiento global esta región del país está teniendo un régimen de precipitaciones más intenso y con tormentas severas más frecuentes.

Es decir, tanto la meteorología de estos meses como las previsiones de largo plazo, indican que es demencial no estar preparados para una situación como la que vive hoy Provincia de Buenos Aires.

index

 

Written by Juan Carlos Villalonga