diciembre 2, 2012 Publicaciones No hay comentarios

Se ha dado un paso importante que debería servir para consolidar el proceso de paz y de construcción de la convivencia entre Israel y Palestina. Así como lo fue, malady en su momento, el mutuo reconocimiento entre la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) e Israel, que produjo los más importantes avances en el proceso de paz en los 90. Sin embargo, la primeras reacciones de Israel parecen querer desconocer el mensaje que la comunidad internacional ha dado.

Esto que sigue es el comunicado de prensa de la ONU.

29 de noviembre, 2012 — La Asamblea General de la ONU reconoció hoy a Palestina como Estado observador no miembro de las Naciones Unidas en una resolución adoptada con 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 votos en contra.

Estados Unidos, Israel, Canadá, Palau, Micronesia, and la República Checa, Panamá, Nauru y las Islas Marshal fueron los países que votaron en contra.

Antes de la votación del texto, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se dirigió al pleno para recordar que hace 65 años la Asamblea General adoptó una resolución que creaba el Estado de Israel y aseveró que ahora ese órgano tiene el deber moral e histórico de reconocer al Estado de Palestina, largamente dilatado.

El documento, copatrocinado por unos 60 países, se pronuncia a favor de los derechos inalienables del pueblo palestino y pugna por el fin de la ocupación iniciada en 1967 y por un Estado palestino independiente, soberano, democrático y contiguo con las fronteras definidas antes de 1967

Del mismo modo, there se manifiesta por una solución de dos Estados conviviendo en condiciones de paz y seguridad para el conflicto palestino-israelí y urge a reanudar y acelerar las negociaciones del proceso de paz para Medio Oriente.

La resolución también expresa esperanza de que el Consejo de Seguridad considere favorable la solicitud presentada el 23 de septiembre de 2011 por Palestina para su admisión a la ONU como Estado de pleno derecho.

Por otra parte, urge a todos los Estados y a las agencias especializadas del sistema de Naciones Unidas a continuar asistiendo al pueblo palestino en la “pronta realización de su derecho a la autodeterminación, independencia y libertad”.

Al término de la votación, el Secretario General de la ONU recordó que la decisión de la Asamblea General fue una prerrogativa de los Estados miembros y se dijo listo para cumplir con su papel, según lo estipula la resolución.

Ban Ki-moon reiteró que los palestinos tienen el derecho legítimo de tener un Estado independiente y que Israel tiene el derecho de vivir en paz y seguridad con sus vecinos.

En ese sentido, advirtió que la decisión de hoy no es un sustituto de las negociaciones necesarias para tal fin, pero que sí subraya la urgencia de reanudar esas conversaciones.

Para procurar manejar alguna información básica sobre el conflicto y lo decidido esta semana, recomiendo:

  • Una síntesis de la Asamblea, intervenciones y la votación (en inglés) se pude ver aqui.
  • El texto original de la Resolución adoptada (en español) se puede ver aqui.
  • Un texto de síntesis (en español) de la ONU sobre los acontecimientos iniciales que dieron origen a la Resolución 181 (1947) puede verse aquí.

Los mapas siguientes muestran el plan original propuesto por la ONU y el avance del Estado de Israel, luego de la primera guerra árabe-israelí, sobre zonas por fuera de sus territorios asignados

http://recortesdeorientemedio.files.wordpress.com/2008/12/un_partition_plan_for_palestine_19471.png 

http://www.palestina.int.ar/mapas/Plan_particion_linea_armist.jpg

Lamentablemente, la Resolución 181 de la ONU no tuvo, desde su misma aprobación, el efecto esperado. Una síntesis de esas reacciones extraídas de Wikipedia:

Reacciones al plan

La mayoría de los habitantes judíos celebraron el plan para la creación de un estado judío, pero criticaron la falta de continuidad territorial del mismo, dividido en tres zonas separadas por vértices que lo hacían muy poco viable (y difícil de defender), al igual que el territorio asignado a los árabes. Los líderes árabes se opusieron al plan argumentando que violaba los derechos de la población árabe, la cual en ese momento representaba el 67% de la población total (1.237.000 habitantes), criticando además que la mayor parte del territorio (el 54%, incluyendo el desierto del Néguev, que suponía el 45% de la superficie de todo el país) se adjudicaba al Estado judío, que consistía en el 33% de la población.

Apenas dos semanas después de aprobarse la resolución de la ONU, en una reunión pública celebrada el 17 de diciembre, la Liga Árabe aprobó otra resolución que rechazaba frontalmente la de la ONU y en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de partición, emplearía todos los medios a su alcance, incluyendo la intervención armada. La amenaza árabe, que finalmente cumplió, no tuvo ninguna respuesta por parte de Naciones Unidas.

El Reino Unido se negó a aplicar el plan de partición, argumentado que era inaceptable para las dos partes implicadas. Además rechazó compartir la administración de Palestina con las Naciones Unidas durante el periodo de transición recomendado por el plan, y abandonó Palestina el 15 de mayo de 1948, fecha en que expiraba el mandato británico y un día después de que David Ben Gurión leyese la Declaración de independencia de Israel en el Museo de Tel Aviv (adelantada un día de la salida del alto comisario británico para que no coincidiese con el sabbat). En esa misma sesión del Consejo del Pueblo se aprovechó para derogar las leyes represivas y antiinmigratorias del Mandato Británico, que limitaban la emigración de judíos a Palestina.

Fuera de Palestina y del mundo árabe, el nacimiento del Estado judío encontró un apoyo universalmente favorable, tanto en Occidente como en el bloque del Este. La Liga Árabe, sin embargo, a través de su secretario general, Azzam Pachá, lanzó esta advertencia anunciando la inminente invasión árabe: «Será una guerra de exterminio, una terrible matanza, comparable a los estragos de los mongoles y a las Cruzadas.» El futuro jefe de la resistencia palestina, Ahmed Chukeiry, afirma que la invasión tiene como objetivo «la eliminación del Estado hebreo» y la universidad islámica de El Cairo proclama la guerra santa contra el sionismo. En la noche del 15 de mayo de 1948, los ejércitos de Egipto, Transjordania, Siria, Líbano e Irak cruzaron las fronteras y comenzaron la invasión del Estado de Israel. La primera guerra árabe-israelí había comenzado.

Written by Juan Echeverria