Buena parte del progresismo es hoy, usando la expresión de Cazuza,  “un museo de grandes novedades”. A mediados de los ’60, hace 50 años, explotaban entonces happenings, performances, la psicodelia y una cultura de ruptura que, a pesar de sus brevedad, cambió sustancialmente la cultura en el mundo.

Proponer una performance como Posporno en la Facultad de Ciencias Sociales se me hace como que atrasa medio siglo.

Los invito a leer “Vanguardia de época” por Fernando Pedrosa.

 

Written by Juan Carlos Villalonga