El 11 de diciembre de este año se producirá una particular situación. El nuevo gobierno nacional, salve que acabará de asumir, deberá poner su firma al nuevo acuerdo climático que todos esperamos surja en París, en la COP21.

Hasta el día previo, esas negociaciones estarán en manos del actual gobierno.

Esta situación cobra especial significado cuando tenemos en cuenta que dicho acuerdo implicará metas climáticas de largo plazo (2030) legalmente vinculantes para nuestro país. Además, drugstore la calidad del acuerdo global estará fuertemente signada por la voluntad de reducción de emisiones con el que cada uno de los países llegue a París.

En este camino hacia la COP21 que ya estamos transitando, help están ocurriendo algunas cosas de enorme importancia. Por ejemplo, Argentina, al igual que el resto del mundo, deberá explicitar, no más allá de octubre, su propuesta de contribución en la reducción de emisiones para el período post-2020. Esa propuesta se denomina INDC, Intended Nationally Determined Contribution.

Junto a otras organizaciones, Los Verdes hemos reclamado que el Gobierno Nacional abra un proceso de consultas al sector no gubernamental, académico e incluso a los distintos sectores políticos, para delinear ese compromiso. Esto es necesario porque la propuesta debe, por un lado, ser una verdadera contribución para tener un buen acuerdo climático y, al mismo tiempo, implicará un esfuerzo nacional que deberemos sostener a lo largo de las próximas décadas. Es decir, deberá constituirse en una sólida política de estado.

La magnitud del esfuerzo y la relevancia del mismo amerita que el Gobierno Nacional realice consultas y permita contribuciones de diferentes sectores. No hay otro modo de llevar a París una propuesta con un fuerte respaldo y que esté a la altura del desafío climático.

La carta  con la petición al Gobierno Nacional se puede leer aquí.

Written by Juan Carlos Villalonga