febrero 13, 2016 Microblogging 13 comentarios

Ayer anduve poco por las redes sociales. Reuniones, una térmica insoportable y muy pocas ganas de intervenir cuando se imponen los tiroteos miserables.

En respuesta a los varios que me preguntaron por el tema retenciones mineras, hago aquí algunos comentarios.

Sobre la medida específica de eliminar las retenciones a las exportaciones mineras tienen poco de novedoso puesto que lo que se hace es extender esa misma medida a prácticamente la totalidad de las activdades de exportación. Ante la baja considerable de los precios internacionales, la eliminación de las retenciones es la medida que se impone en cualquier sitio (si es que uno quiere que esas exportaciones se produzcan). Esta es la razón por la que el agro, la industria y los minerales hoy comparten esa lógica. No hay retenciones o se han reducido considerablemente.

Las retenciones son medidas transitorias para equilibrar precios. Por ejemplo, cuando los precios internacionales altos de los commodities pueden trasladarse a lo precios internos. Para evitarlo, se aplica retenciones a las exportaciones de esos productos de manera tal que la ganancia obtenida no compita con la que podría obtenerse en el mercado local. También es un modo de disminuir las ganancias excesivas de un sector que usufructúa de las riquezas del suelo (agro, minería, fósiles, etc.) por el alto precio de los commodities, y así evitar ganancias extraordinarias.

En cualquier caso, son medidas transitorias para corregir el valor de los ingresos obtenidos por las exportaciones y la fluctuación de los precios internacionales.

El Gobierno Nacional está procurando, entre otras cosas, aumentar rápidamente la capacidad de exportación, dado que algunas retenciones que se venían aplicando hoy no reflejan ninguna razón correctiva de precios, puesto que los commodities están en un valor muy bajo. (Ver al final Nota 1)

Los siguientes gráficos muestran los valores del oro y la plata en los últimos 5 años, es un buen indicador para ver lo que ocurre con los commodities minerales.

plata

oro

Veamos también el caso de la soja, buen ejemplo para las exportaciociones de granos.

0012983228

En definitiva, las retenciones son un instrumentos económico cuyo objetivo es compensar la fluctuación de los precios internacionales sin que generen distorsiones internos tales como ganancias extraordinarias o precios internos elevadísimos.

¿Qué tiene que ver este instrumento con el impulso o desincentivo a una actividad?

La verdad que poco. Los mecanismos de promoción pasan por otro tipo de medidas, lo mismo si se trata de desalentar una actividad. Impuestos, regalías, regímenes de promoción, etc son parte de la batería de medidas que promueven o facilitan inversiones en la materia. Y lo más importante, si lo que se quiere regular son actividades de alto impacto ambiental, son medidas regulatorias las que hay que tomar, no de mercado.

¿Esto es alentar la minería contaminante o destructiva?  Bueno, lo hecho en minería en los últimos años se hizo pagando retenciones, si ese era el objetivo, se logró bastante poco. Veladero avanzó sobre glaciares pagando retenciones. El derrame de cianuro del año pasado se produjo pagando retenciones.

Entonces entendamos que son cosas que van separadas. Una minería responsable se logra con un Estado que controle, exija y haga cumplir la ley. Eso es independiente si pagan o no retenciones.

Ahora bien, dicho esto y separadas las cosas. ¿Qué pienso que debe ocurrir con la minería? Que se debe realizar una minería responsable.

Una “Minería Responsable” para mí tiene algunos de los siguientes elementos:

  • Evita el tonto slogan de “minería sustentable” ya que esta expresión es errónea. Una actividad extractiva de recursos naturales no renovables, es por definición no sustentable. No macanea.
  • La minería responsable implica dos cualidades principales: control y buenas prácticas; y progresiva eliminación de los subsidios que distorsionan en el mercado el verdadero costo de los minerales.
  • El “control y las buenas prácticas” comienzan con una reforma institucional mediante la cual se debe separar, tanto a nivel nacional como en la órbita provincial, las actividades de “promoción” de las de “control”. Esta separación es un pre-requisito para ganar confiabilidad y transparencia en las actividades de fiscalización necesarias que la actividad debe tener. La inexistencia de esta separación explica y justifica en buena medida la desconfianza de la población para con el Estado en relación a la actividad minera.
  • En el ámbito nacional, el Estado debe poseer de la capacidad técnica y científica para realizar actividades de monitoreo de la actividad minera en base a acuerdos entre las compañías y los gobierno provinciales. Debe lograr el Estado, a través de  un organismo especializado, alta confiablidad a escala nacional y sin intromisión de intereses particulares.
  • Este organismo deberá aspirar a un nivel de excelencia y establecer vínculos de capacitación y colaboración con entidades académicas y científicas a nivel nacional como internacional.
  • Deberá trabajar compartiendo conocimientos y coordinando actividades con la SEGEMAR (Secretaría de Minería).
  • Las “Buenas Prácticas” deben corresponderse con la normativa nacional y éstas deben estar en línea con los principios de la minería responsable como los que se establecen en el documento “Marco Básico para una Minería Responsable: Una Guía para la Mejora de Estándares” o trabajos similares promovidos por la WWF y organismos multilaterales de crédito o como la Extractive Industries Transparency Initiative (EITI)
  • Entre las Buenas Prácticas se incluye el respeto por la normativa nacional vigente. Una de las más controversiales con el sector minero han sido la Ley de Glaciares. Esta Ley debe ser respetada dado que es parte constitutiva del ordenamiento ambiental del territorio, principio central de la política ambiental establecido en la Ley General del Ambiente.
  • El Gobierno Nacional debe generar un vínculo de comprensión y empatía con las poblaciones cercanas a los emprendimientos. Se debe reconocer que la desconfianza y el nivel de rechazo hacia la actividad minera se justifica por las malas prácticas en la explotación, falta de transparencia e información confiable por parte del Estado y la poca sensibilidad a la hora de dialogar con la población que han tenido las autoridades todos estos últimos años
  • Recomponer esa confianza pública en el Estado es un requisito necesario para el desarrollo minero.
  • En relación a los subsidios, es necesario desmontar paulatinamente los mecanismos de promoción de las actividades de extracción de recursos no renovables de manera tal de promover un uso más eficiente de los mismos, promoviendo la recuperación, el reciclado y la minimización de sus uso. Una nueva economía de los materiales, más eficiente en el uso de los recursos naturales, necesita disminuir la tasa de extracción de minerales a escala global.
  • Es imprescindible que las regalías e ingreso de divisas por la exportación de recursos mineros sean debidamente canalizados a la mejora de infraestructura y a la promoción de actividades productivas que permiten una cada vez menor dependencia de la explotación de recursos no renovables escasos.
  • Debe promoverse una mayor integración de la actividad minera con los procesos posteriores de refinamiento y purificación de minerales, agregando valor y consolidando una economía que supere la etapa de simple proveedora de materias primas.
  • La minería debe impulsar el desarrollo local y regional. Este proceso no ocurrirá sin la debida participación del Estado que promueva la inversión local y la tributación que corresponda por el uso de infraestructura y otros recursos (agua, energía, etc.). Esto es imprescindible para que la minería contribuya al desarrollo equilibrado del país y el fortalecimiento de las economías regionales. No debe quedar librado meramente a actividades de responsabilidad social empresaria por parte del sector corporativo.

 

A tanta gente que me preguntó acerca de qué opinaba sobre las noticias de ayer, opino lo que siempre opiné.

Lo que me sorprendió sí, es la aparición de una tardía corriente de opinión antiminera K! Esa no la conocía. Espero que publiquen pronto una evaluación crítica de lo ocurrido durante la década pasada.

Cali

Nota 1 (actualización 26/7/16): luego de unos meses de tomada la medida de quitar las retenciones mineras uno ya puede mostrar algunos resultados. La eliminación de las retenciones permitió que actividades que estaban paralizadas o en vías de paralizarse, pudieran retomar  impulso por ser nuevamente competitivas para exportar. Este era, básicamente, el reclamo proveniente de las provincias para eliminar dichas retenciones. Ayer se publicó en La Nación que, acorde a datos del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, «el costo fiscal de  la eliminación de las retenciones (mineras) fue de US$ 128 millones, pero permitió un incremento de exportaciones por US$ 1.325 millones debido a la extensión de la vida útil de los proyectos en marcha».  Esto muestra la lógica con la que funciona un instrumento económico como las retenciones, como se procura explicar en la nota. En términos macro-económicos mejora la ecuación y para las economías regionales se sostiene una actividad económica, empleos y recaudación provincial.

Vuelvo a repetir, esta es la lógica de un instrumento económico llamado «retenciones».  Su aplicación o no, nada tiene que ver con la sustentabilidad ambiental del sector del que se trate, ya sean fósiles, minerales, agro, etc.  La sustentabilidad ambiental se logra por medio de muchos otros mecanismos, incluso económicos. Las retenciones sólo operan sobre el flujo económico que producen las exportaciones y en base a las coyunturas que atraviesa el precio internacional de los bienes de exportación.

 

Written by Juan Carlos Villalonga