Se cumplieron siete años del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que obliga al Gobierno Nacional, site Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires a realizar el saneamiento integral de la Cuenca Matanza-Riachuelo. Como sucede en cada uno de los aniversarios de este fallo se publican informes y evaluaciones del avance de la tarea de saneamiento a realizar.

Por lo general, online los medios suelen ser mas receptivos a las malas noticias que a las buenas. Esto ocurre en cualquier rubro: político, económico, policial, etc. También ocurre en los temas ambientales. En la gigantesca tarea de sanear el Riachuelo mi  evaluación es que, advice desde un punto de vista integral, es mayoritaria la tarea pendiente, por ende, el balance es malo. Dicho de este modo, lo fácil es concluir que nada o muy poco se ha hecho, que todo sigue igual. Por ende, esa es la noticia que más fácilmente se transmite por los medios.

El problema es que cuando uno mira una tarea gigantesca sin incluir la variable temporal, comete un error. El punto es: ¿qué se debería haber hecho en estos siete años? Teniendo en perspectiva que la tarea integral demandará unos 15 o 20 años.

Con esa perspectiva temporal uno puede ver con más claridad aquello en que efectivamente se ha avanzado y aquello en donde la demora tiene un impacto significativo para la tarea en su conjunto. Es decir, uno debe evaluar cuál es  el camino crítico que debe tener la gran tarea del saneamiento.  Si debo señalar qué es lo más urgente, estratégico y más significativo para el objetivo final  y en el que no se ha avanzado como era de esperarse, son las grandes obras de AYSA (Aguas y Saneamientos Argentinos SA).

Estas obras incluyen el Colector Margen izquierdo que deberá recorrer ese margen del Riachuelo a través de la Ciudad de Buenos Aires y una serie de obras en Provincia de Buenos Aires (Berazategui, Lanús, La Matanza, etc.). Este atraso es el más significativo en el proceso de saneamiento de la Cuenca. Estas obras estarían mitigando los millones y millones de metros cúbicos de líquidos cloacales que hoy se arrojan diariamente contaminando arroyos tributarios y en el propio curso del Matanza-Riachuelo. Además, la mejoría que eso significa en calidad de vida y salud para millones de personas.

Entonces, mi balance a 7 años del fallo es que la demora más crítica y el salto cualitativo que debió producirse en este tiempo es la realización de las obras de AYSA. Tales obras debemos esperar que sucedan en los próximos 4 años. Considero que este es el foco más nítido y estratégico para señalar en este aniversario del fallo de la Corte.

Written by Juan Carlos Villalonga