IMG00456-20120609-1558

Hace 20 años atrás, semanas antes de la Eco92, vivía una suerte de agitación y frenesí que nada tienen que ver con el cinismo y la poca confianza que tengo en el actual proceso que rodea a Rio+20.

Las razones las pueden rastrear en notas como “En el 2012 no se acaba el mundo ¿Qué vas hacer?”.

Hace exactamente 20 años, unas semanas antes de la Cumbre de Rio de Janeiro, participé en la primer encuentro de Partidos Verdes el “1st Planetary Green Meeting”. Con otros ya sabíamos que lo íbamos a intentar en Argentina.

Después vinieron 2 semanas de locura en el Global Forum y el Riocentro, reuniones, comunicados urgentes y gente durmiendo una horita entre reunión y reunión, y poder seguir.

Esta semana voy para allá, soy otro, el mundo es otro. El mundo está peor, yo, no sé.

Cali

image

Declaración sobre los principales ejes de la Cumbre de Rio + 20 adoptada por el último Congreso de Global Greens

Gobal Greens es la red nuclea a partidos verdes y movimientos políticos de todo el mundo que trabajan para promover en las políticas públicas valores tales como sabiduría ecológica, justicia social, democracia participativa, no violencia, sostenibilidad y el respeto por la diversidad. Se puede acceder al documento en formato PDF desde aquí

Resolución del 3er. Congreso Global de los Verdes – Dakar 2012 sobre

La Cumbre de Rio+20

Antecedentes

1.     La primera Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (la Cumbre de la Tierra) se realizó en Rio de Janeiro en 1992, donde los Verdes de todo el mundo se reunieron por primera vez.

2.     La Declaración de Rio, resultante de esa Cumbre, reconoció el derecho de cada nación de procurar el progreso social y económico y estableció el concepto de desarrollo sostenible compuesto por la integración de los pilares económico, social y ambiental. Éste apuntaba al estilo de vida actual de nuestra civilización y reconocía la urgente necesidad de un cambio profundo en nuestros patrones de consumo y producción.

3.    En el año 2000, la ONU estableció ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (MDGs, por su siglas en inglés) para la erradicación de la extrema pobreza, alcanzar la educación primaria universal; la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres; la reducción de las tasas de mortalidad infantil: el mejoramiento de la salud maternal; la lucha contra el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades; asegurando la sostenibilidad ambiental; y el desarrollo de una alianza global para el desarrollo.

4.    Estos objetivos deben ser alcanzados para el año 2015 pero aún estamos muy lejos de lograr sus metas.image

5.    La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible (Rio+10) se realizó en Johannesburgo en el año 2002 con el objetivo de renovar el compromiso mundial con el desarrollo sostenible, pero la misma fue considerada como una oportunidad perdida y su agenda fue ampliamente invadida por intereses comerciales.

6.     En Junio de 2012 la comunidad internacional volverá a convocarse en Rio de Janeiro para la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Rio+20), que estará enfocada en dos temas: “una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza” y “el marco institucional para el desarrollo sostenible”. El gobierno brasilero quiere hacer de este evento la conferencia de Naciones Unidas más grande de la historia, pero eso no será de ninguna utilidad excepto que exista la ambición de generar acuerdos vinculantes que nos hagan avanzar en un camino de desarrollo sostenible verdadero y de gobernanza ambiental eficaz.

7.    Unas 1.400 millones de personas viven aún en la pobreza extrema, la mitad de ellos en el África Subsahariana; un sexto de la población mundial sufre desnutrición, mientras la inseguridad alimentaria está en aumento y el desempleo o subempleo continúan siendo la realidad para una enorme proporción de la población en los países en desarrollo; El 70% de la población que vive con menos de US$ 1 por día son mujeres; el cambio climático plantea una amenaza severa para la reducción de la pobreza, los derechos humanos, la paz y la seguridad y el alcance de los MGDs en muchos países en desarrollo.

NOSOTROS, los Verdes, reunidos en Congreso en Dakar, Senegal, el 1 de abril de 2012 realizamos la siguiente declaración –

1.    Reconocemos que los tres Convenciones que emergieron de Rio, sobre Biodiversidad (CBD, por su sigla en inglés), Cambio Climático (UNFCCC, por su sigla en inglés) y Desertificación (UNCCD, por su sigla en inglés) fueron avances de gran importancia en la cooperación multilateral internacional y han generado tratados suplementarios de gran valor, notablemente los Protocolos de Kyoto, Cartagena y Nagoya.

2.    Rio+20 tiene que responder al desafío del aumento de la población mundial, que se espera alcance los 9.000 millones para el 2050, la cual implicará una mayor demanda sobre un suministro limitado de recursos naturales y conducirá a una cada vez mayor demanda de agua, suelos y bosques. Esto significará aún mayores pérdidas de biodiversidad, sobrepesca, degradación de ecosistemas, deforestación y apropiación de tierras pertenecientes a pueblos originarios. La población mundial y el sobreconsumo deberán ser enfrentados a través de mejoras en la salud, educación, el bienestar social y el empoderamiento de las mujeres.

3.    Realizaremos específicas demandas sobre cambio climático en una Resolución anexa, pero debemos enfatizar aquí que el calentamiento global y la creciente inestabilidad climática son el contexto dramático y urgente en el cual todos los temas de la sostenibilidad deben ser abordados. Las más recientes alertas nos indican que estamos enfrentando un calentamiento de 4ºC acorde a nuestras actuales emisiones globales de gases de efecto invernadero lo que subraya, de nuevo, el camino autodestructivo en el que estamos.

4.    Rio+20 representa una oportunidad trascendental para reafirmar la visión sistémica, y un enfoque integrado y efectivo, del desarrollo sostenible a través de sus tres pilares: ambiental, económico y social- requiriendo un cambio radical en el actual modelo de desarrollo. Necesitamos de una transformación social y ecológica que nos posibilite alcanzar los objetivos fundamentales de justicia social, equidad –particularmente igualdad de género- y democracia, y la preservación de los recursos naturales del planeta. Necesitamos desarrollar urgentemente indicadores que abarquen esos valores y vayan más allá de la obsoleta medición del mero crecimiento económico del Producto Bruto Interno (PBI)

5.    En esta Conferencia de la ONU, los países desarrollados deben respetar su compromiso de Ayuda Financiera al Desarrollo (de al menos el 0,7% del PBI) e introducir un impuesto global sobre las transacciones financieras. Este es un imperativo para enfrentar los compromisos de los 8 Objetivos del Milenio de la ONU, así como para los temas de seguridad alimentaria, conservación y acceso al agua potable; el desempleo y subempleo, el cambio climático y abastecimiento energético, guerra y violación de derechos humanos.

6.     Nuestros Océanos juegan un rol central en los procesos climáticos globales, son una fuente de energía muy importante, el hogar de una rica biodiversidad y proveen hábitats sustentables así como elementos esenciales para la vida, incluyendo alimentos, medicinas y agua dulce. Todos estos atributos están bajo amenazas, tales como la acidificación de los océanos y la sobrepesca industrial. Varios acuerdos previos en el marco de la ONU fracasaron en el intento de enfrentar estos temas, necesitamos urgentemente un nuevo Tratado sobre Océanos para proteger y administrar estos valores.

7.     Existen nuevas formas de migración como los desplazamientos inducidos por crisis ambientales o climáticas, y por lo tanto solicitamos  establecer nuevas políticas de migración que resuelvan los desafíos de las migraciones internacionales inducidas por la crisis climáticas y ambientales, reconociendo que estas personas tienen el derecho de trasladarse para sobrevivir, y tienen que ser aceptadas en otros países.

8.     En cuanto al tema de la Cumbre de “una economía verde en el contexto del desarrollo sustentable y la erradicación de la pobreza”, los Verdes reiteramos que la  economía mundial debe cambiar rápidamente hacia una economía verde inclusiva, definida por lo siguiente:

 

                              I.        La incorporación de los costos reales de los recursos naturales cada vez más escasos y el reconocimiento del valor de los bienes comunes y de los servicios de la naturaleza;

                             II.        Adoptar tecnologías innovadoras y prácticas eco-eficientes y bajas en carbono;

                            III.        El compromiso por la producción de bienes duraderos y el final de la obsolescencia programada;

                           IV.        Proponer nuevas formas de organización de economía solidaria creando oportunidades para todos e invirtiendo en educación;

                            V.        Cambios en las economías basadas en el consumo hacia un enfoque basado en el bienestar, la cultura y en comunidades más saludables, con la plena participación de la sociedad civil;

                           VI.        Debe ser incluyente y reducir las desigualdades y la pobreza.

 

Por lo tanto los Verdes:

 

a.    Insistimos en que el énfasis en la economía verde debe reflejar la aceptación de límites al crecimiento económico (PBI) tanto en países desarrollados como en desarrollo y la necesidad de elegir genuinamente formas de desarrollo económico sustentables y bajas, o neutras, en carbono.

b.    Insistimos en que el énfasis en la economía verde debe reflejar un pensamiento verdaderamente innovador como es el concepto de un Nuevo Acuerdo Verde que genere empleos que protegen y no dañan el ambiente; y en capacitación, educación y el desarrollo de tecnologías verdes. La nueva economía Verde no debe ser una máscara de maquillaje verde corporativo o desviar la atención de la necesidad de prácticas sustentables, sino que debe facilitar el cambio en los patrones de producción y consumo tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes.

c.    Subrayamos la necesidad de enfrentar nuevos y emergentes desafíos en el comercio mundial, como la escasez de recursos, el continuo aumento en los costo de los commodities, la necesidad de transferir tecnologías verdes hacia los países emergentes, las consecuencias de largo plazo para la estabilidad económica y social de estos temas y la necesidad de redistribuir la riqueza desde países desarrollados hacia países en desarrollo, y al interior mismo de los países. Mecanismos y medios para lograr estos desafíos incluyen transferencia de tecnologías verdes entre todos los países, tanto desarrollados como en desarrollo y políticas regulatorias internacionales para una distribución equitativa de la riqueza y beneficios;

d.    Enfatizamos que la transición hacia una economía verde requiere de una acción urgente en relación a la protección de los ecosistemas, al mismo tiempo que la promoción del consumo y producción sustentable;

e.    Reconocemos que la soberanía alimentaria requerirá de la protección y promoción de la agricultura familiar, incluyendo intensificar las técnicas agroecológicas, por lo tanto alentamos una ruralidad moderna, que permita a los más pobres de la humanidad, frecuentemente las mujeres, adquirir sus alimentos con dignidad.

f.     Insistimos en una mayor regulación y control de la Economía Mundial por parte de la gente. Las necesidades de la gente y el planeta deberían ser el foco de nuestra economía. La participación de muchos es la herramienta para construir un sistema económico más sostenible y socialmente justo. Estos cambios debería incluir un sistema impositivo más progresivo, ecológica y socialmente, a escala mundial y la provisión de servicios públicos como salud, educación y vivienda por medio de formas de gobierno democráticas.

9.    Respecto al tema de la Cumbre “el marco institucional para el desarrollo sustentable”, los Verdes:

 

a.    Entendemos que los desafíos que existen por delante están mutuamente relacionados, son interdependientes y urgentes, y que el proceso de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas debe mantenerse en marcha en una estructura coherente, incluyendo la necesidad de un enfoque coordinado entre los tres Convenios (Biodiversidad, Cambio Climático y Desertificación);

b.    Pedimos un ascenso de la Comisión sobre Desarrollo Sostenible (CSD, por su sigla en inglés) dentro del marco institucional de las Naciones Unidas y consideramos que el Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y otras agencias relacionadas deben ser transformadas, dentro del sistema de la ONU, mediante la creación de una Organización Mundial de Medio Ambiente.

c.     Pedimos el establecimiento de objetivos claros, metas e indicadores para la medición del desarrollo sostenible que garanticen resultados para 2020 y 2050;

d.    Pedimos que se reconozca la enorme tensión que se impone sobre las ciudades debido al desarrollo no sostenible y a los rápidos procesos de urbanización, así como del papel importante que pueden y deben desempeñar las ciudades en la aplicación de formas más sostenibles de desarrollo. Es necesario que haya una representación de las autoridades locales a nivel de la ONU, y se les debe dar nuevas herramientas y el apoyo financiero para la planificación de ciudades sostenibles con edificios verdes, eficientes y generadoras de energía renovable, con bajo consumo de agua, con compromisos de adaptación y mitigación y una infraestructura verde para la movilidad urbana y los espacios públicos;

e.    Creemos que la responsabilidad ambiental debe ser incorporada dentro de todas las instituciones de gobierno ya sea de escala global, nacional y local e insistimos en la inmediata adopción de un PBI verde;

f.     Pedimos una corte ambiental internacional, para que así la legislación ambiental global se torne más vinculante y aplicable, y que este cuerpo superior pueda resolver los conflictos entre los imperativos sociales y ambientales, y las reglas del comercio internacional (particularmente de la Organización Mundial de Comercio).

Written by Juan Echeverria