diciembre 6, 2012 Publicaciones No hay comentarios

Se sigue hablando del “acuerdo” entre Scioli y Macri cuando en realidad, tadalafil lo único que produjo la reunión del martes pasado entre ambos fue una necesaria disminución de la escalada verbal en torno a la crisis de la basura. No mucho más.

Si se mira objetivamente, de lo que se trató fue de una demostración de poder por parte de Daniel Scioli que obligó a Mauricio Macri a presentarle números de reducción en los envíos de basura de la Ciudad hacia la CEAMSE. Macri fue a rendir una especie de examen. Scioli se llevó los números y ahora se supone que los mismos serán validados por un acta formal de una asamblea extraordinaria de la Ceamse la semana próxima. El flagrante incumplimiento de la Ciudad con la Ley Basura cero lo condujo a esta débil situación.

No hubo una solo línea de comunicación conjunta, mind no hubo un sólo párrafo refrendado por ambas administraciones o un mensaje común. No hubo “acuerdo”.

La ciudad hizo público su compromiso de reducir un 78% las toneladas de basura que se envían al relleno de Norte III en unos 18 meses. La viabilidad y la integridad ambiental de esa propuesta merece un análisis específico. Se puede decir que la meta es ambiciosa, está a la altura del desafío que la Ciudad debe afrontar y pondría en línea a Buenos Aires con el compromiso asumido por Macri en 2011 (cumplir la meta del 50% de la ley Basura Cero a finales de 2015).

Ahora, la actual crisis de la basura en el AMBA es mucho más compleja que la necesaria reducción que debe realizar la Ciudad de Buenos Aires. El relleno sanitario de Norte III ha llegado al final de su vida útil. Eso motivó los paros recientes en el personal que trabaje en él. Nada se dijo acerca de la expansión de los predios de ese relleno. Nada se dijo acerca de la necesidad de rellenos para el 2013 y los años inmediatos posteriores. Este tema ha sido el detonante del conflicto que los llevó a Scioli y Macri a reunirse este semana.

Tampoco hubo mención alguna a la imperiosa necesidad de que los municipios del AMBA comiencen a reducir la cantidad de basura que tienen por destino rellenos y basurales. Reducción que debería estar en línea con lo que la ley provincial 13.592 los compromete.

Los dichos de ayer del ministro Julio De Vido, ratificando la voluntad del Gobierno Nacional en no ceder los terrenos aledaños de Campo de Mayo para que pueda ampliarse la capacidad de Norte III. Fue una definición que muestra que la crisis no está ni mínimamente superada.

Finalmente, sigue dando vueltas en la cabeza de muchos que el “tratamiento” o la “gestión” de los residuos deberá incluir la incineración, ya sea convencional o bajo los nuevos ropajes de la “termovalorización”. Asi surge de los dichos del propio Jefe de Gabinete porteño Rodríguez Larreta y de varios intendentes de la crítica región metropolitana.

JCV

 

Los Verdes – Diciembre 2012

Crisis de los Residuos – Hoja de Ruta

Pasos urgentes a dar durante el año 2013 para enfrentar la crisis de los residuos en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Gobierno Ciudad de Buenos Aires debe:

· Garantizar la capacidad de recolección diferenciada, clasificación de materiales y reutilización de unas 3.000 toneladas diarias de residuos sólidos urbanos (RSU)1.

· Completar la doble contenerización de la Ciudad de Buenos Aires.

Gobierno Provincia de Buenos Aires debe:

· Aplicar la Ley Provincial 13.592 estableciendo metas de reducción en el enterramiento de RSU del 10% para el 2013 y del 30% para el 2015 para cada uno de los municipios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA): San Martín, Avellaneda, Morón, La Matanza, Vicente López, Lanús, Lomas de Zamora, Tres de Febrero, San Isidro, Almirante Brown, Berazategui, Quilmes, Florencio Varela, Esteban Echeverría, Moreno, Merlo, Gral. Sarmiento, Jose C. Paz, San Miguel, Malvinas Argentinas, San Fernando, Hurlingham, Ituzaingo y Tigre2.

· Prohibir la incineración de los RSU en todo el ámbito de la Provincia de Buenos Aires. Del mismo modo debe prohibirse cualquier tipo de tratamiento térmico de los residuos, con excepción de tratamientos biológicos.

Gobierno Nacional debe:

· Generar un ámbito de concertación entre la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad y los Municipios para definir de qué modo se ampliará la capacidad de los actuales rellenos sanitarios acorde a las metas de reducción que cada una de las jurisdicciones deberá cumplir en las próximas dos décadas.

· Aprobar la Ley de Residuos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) en los mismos términos que el Proyecto de Ley que caducó recientemente debido al freno impuesto por el oficialismo en el Congreso Nacional. Este es el único modo de relevar a los gobiernos locales de una carga económica y ambiental de enorme magnitud que debe ser asumida por los generadores de tales residuos3.

· Brindar asistencia técnica y financiera para el desarrollo de las inversiones y
emprendimientos necesarios en cada jurisdicción.

1 Entendiendo que el GCABA debe cumplir con su compromiso asumido en el 2011 de lograr la meta de la Ley Basura Cero del año 2012 (reducción del 50% respecto al 2004) en el año 2015. En tal caso, calculamos que la cantidad enviada a rellenos durante el 2013 rondará en 1.400.000 toneladas. Asumiendo un crecimiento tendencial en la generación de residuos, se estima que se deberán “reciclar-reutilizar” alrededor de 1.000.000 de toneladas durante ese año.
2 La Ley 13.592 establece que cada municipio deberá establecer planes para reducir el 30% de la totalidad de los residuos con destino a la disposición final. La ley fue aprobada en el año 2006 y aún no hay políticas de reducción en marcha. Es decir que las metas que se proponen dan holgura a un plazo que ya está vencido. Las metas deben tomar como año base las cantidades enviadas a disposición final en el 2011.
3 Se hace referencia a la Ley Presupuestos Mínimos de Gestión de Aparatos y residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. Expediente Diputados 0072-S-2011.

   

Written by Juan Echeverria