diciembre 20, 2019 Microblogging No hay comentarios

Fragmento del libro «Pensar con otros» de Guadalupe Nogués.

Nuestras creencias personales pueden ser cuestionadas, podemos volver a pensar sobre los temas y corregir el rumbo. Tenemos que poder entender  la verdad aunque vaya en contra de lo que creemos que es verdad. Como dijo Carl Sagan en 1995:

«La ciencia es más que un cuerpo  de conocimiento, es una forma de pensar. Tengo un presentimiento de una América en el tiempo de mis hijos o nietos, cuando Estados Unidos sea una economía de servicios e información; cuando casi todas las principales industrias manufactureras se hayan  desplazado hacia otros países, cuando enormes poderes tecnológicos estén en manos de muy pocos, y nadie que represente el interés público pueda entender estas cuestiones, cuando el pueblo haya perdido la capacidad de establecer su propia agenda  o cuestionar inteligentemente a los que tienen autoridad, cuando, agarrando nuestros cristales y consultando nerviosamente nuestros horóscopos, nuestras facultades críticas declinen, incapaces de distinguir entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslicemos, casi sin darnos cuenta, de vuelta hacia la superstición y la oscuridad».1

Ser capaces de entender la verdad, de saber cómo funciona el mundo, no es, entonces, solo una cuestión de satisfacción personal. Es también una agenda política, la de vivir en una sociedad donde sepamos lo suficiente como para, al mismo tiempo, aprovechar lo que el conocimiento tiene para ofrecernos y poder usar el conocimiento para cuestionar inteligentemente la dirección en la que vamos.

  1. Carl Sagan, The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark, 1995.
Written by Juan Carlos Villalonga