Sin grandeza y sin filtro

image

El sainete al que asistimos esta semana en torno a los festejos compartidos del bicentenario entre Nación y la Ciudad de Buenos Aires, muestran una vez más que algo no funciona correctamente en la cabeza de algunos funcionarios. Ni Macri se da cuenta de dónde está parado, ni del lugar que ocupa, ni desde el gobierno nacional aparece una conducta diferente.

Parece ser que no saben, o no quieren saber, que desde la función pública existen algunas responsabilidades en materia de comunicación que exceden en mucho al ejercicio de ser jefes partidarios, estar calculando los porotos para las próximas elecciones y operando para ganar el centro del ring mediático la próxima semana. Manejan su comunicación, en la función pública, con las mismas reglas que se manejan con su barra de amigotes.

Sobre lo anterior, pongo más abajo una nota de Beatriz Sarlo de estos días.

Pero hay algo más. Creo que hay allí todo un síntoma cuando desde ciertas funciones ya no hay barreras para la incontinencia verbal. Veo un síntoma raro, por no decir muy grave. No veo nada saludable cuando desde las máximas autoridades gubernamentales se pierde el filtro. Dos ejemplos:

Recuerdo cuando Menem dijo en un acto la estupidez de los vuelos estratosféricos. Una vez dicho esto, por mucho que nos divirtamos entre nosotros, no hay más presidente.Alguien dirá, “dijo e hizo cosas perores”. Si, es cierto. Pero cuando un presidente está dispuesto a decir algo semejante es porque está dispuesto a dejar al país a la miseria. No le importa absolutamente nada. No le importa lo que venga después. El mundo se acaba con él. Y creo realmente, que Menem pensaba así.

 

Otro. Cuando Cristina Kirchner, va a su atril y dice que la soja es un “yuyo”, es lo mismo. No le interesa en lo más más mínimo jerarquizar el cargo que ocupa o jerarquizar su palabra. Si después dice que la carne del cerdo es afrodisíaca, estamos igual. Sospecho que piensan que la historia se termina con ellos. Que luego nadie ocupará ese cargo o que ese micrófono nunca más será utilizado por alguien que no sean ellos. Si pensaran como funcionarios esas jodas se terminan, cuando se piensan en que son patrones o dueños del cargo, es cuando no hay filtro. ¿Por qué habrían que tenerlo?. 

 

  termina

 

Riñas que carecen de grandeza

Beatriz Sarlo
La Nación, Sábado 22 de mayo de 2010

Los 200 años que se conmemoran el 25 de Mayo incluyen períodos tumultuosos, guerras civiles, golpes de Estado, violencia, injusticia. Sin embargo, la Nación subsistió. De los ideales fundadores, que no fueron unánimes, algo quedó construido: la integración de varias corrientes inmigratorias, la ciudadanía política universal, la conciencia de los derechos sociales. Esos proyectos, en algún momento, parecieron sueños casi irrealizables. No era previsible, en cambio, que al llegar el balance del Bicentenario estuviéramos ocupados con riñas cuyos motivos carecen de cualquier grandeza. Valga el último ejemplo.

"Si va con su marido habrá que sentarse al lado, pero no me pone contento." Como sabe todo el mundo, la frase la dijo Mauricio Macri y el marido es Néstor Kirchner. Estas cosas pasan cuando un político cree que puede comportarse como si fuera el padre de una novia cuyos suegros no le caen bien. Dicha en la esfera privada, la frase es propia de alguien que expresa sus sentimientos ante la benevolencia de amigos. Dicha en la esfera pública, su gravedad no disminuye por el hecho de que Aníbal Fernández insulte a la oposición como ejercicio matutino y termine el día con un uppercut aplicado a quien se le haya cruzado entre ceja y ceja.

Los modales de Aníbal Fernández y las incursiones verbales de Néstor Kirchner hablan de la forma en que conciben la política, pero no vuelven aceptables los exabruptos de otros. En este caso, la primera apuesta la puso Macri sobre el tapete. La lengua popular tiene un adjetivo sugerente: tarambana es quien se alborota y habla sin pensar en las consecuencias.

Macri cree que la causa judicial en que se lo implica está apañada por Néstor Kirchner. Esa seguridad subjetiva, aunque se convierta en un dato objetivo para mucha gente, no le da derecho a expresarse como si fuera un particular damnificado por un juez sospechable. Otros, en su partido, podrán decirlo. Otros podrán denunciar el nido kirchnerista como refugio de malos jueces a los que se mantiene bajo la amenaza de habilitar un juicio político.

Pero él, hablando como jefe de gobierno, no debe declarar que no estará contento al recibir en el Teatro Colón, el 25 de Mayo, al marido de la Presidenta. Nadie le pide que diga que sentarse al lado de Néstor Kirchner fue su sueño. Nadie le pide que exagere un tenor amistoso que no siente. Simplemente, un político en funciones de gobierno se calla la boca.

La Presidenta respondió con una carta en la que ocupa un lugar inmejorable, paradójicamente ofrendado, como regalo del Bicentenario, por el propio Macri. Hace pocos días, continuando sus saltos de templo en templo cada vez que asiste a un oficio religioso, Cristina Kirchner cambió la sede del tedeum e instituyó a la Basílica de Luján como la iglesia de todos los argentinos, solamente para no tener que verlo al cardenal Bergoglio en la Catedral. Pero encontró a alguien que se comportó de modo igualmente egocéntrico y arbitrario, alguien que trasladó sus quejas al escenario de la fiesta patriótica. Así ella pasó a representar la dignidad ofendida.

Un estilo nacional

Las razones de estos giros, que serían caricaturescos si no afectaran la vida pública, responden a lo peor del estilo político nacional. A la comida que se realizará en la Casa de Gobierno asistirá un solo ex presidente, Néstor Kirchner. La exclusión de los presidentes Menem, De la Rúa y Duhalde, así como la del actual vicepresidente, es un dato insólito: no se invita a la gente por su balance de gobierno, sino por la investidura que ejercieron.

Cualquier manual de ceremonial indica eso, pero los Kirchner son transgresores. Habría que recordarles que esa condición también la reivindicó Carlos Menem. No es una virtud: Perón no fue un transgresor (la palabra misma lo hubiera sorprendido negativamente); tampoco Alfonsín lo fue ni Yrigoyen ni ningún gran político del siglo XX. Los reformadores que dejaron su marca muchas veces enfrentaron fuerzas muy poderosas. Hubo audaces y reflexivos, pero nadie que se identificara con la transgresión, ni siquiera los revolucionarios puros.

Este es un final predecible. Peor sería imaginar una batalla simbólica sobre la construcción de un altar de la patria. Menos mal que ese tipo de "lugares de memoria" ha caído en desuso.