Malvinas

Mi cicatriz mundial

Escribo esto a pocas horas de que Argentina tenga su semifinal con Holanda. Entonces quiero contarles que tengo un profundo placer cuando miro futbol, patient me encanta el juego, lo he practicado y creo entenderlo a mi manera.Pero nunca me verán gritando goles, asumiendo alguna actitud demasiado expresiva, particularmente en los mundiales. Sucede que estas contiendas activan mecanismos, actitudes y se movilizan símbolos y palabras que me renuevan el dolor de ciertas heridas

Para la tribuna que lo mira por TV

Se sabe que el gobierno está en una escalada planificada de cara a la los Juegos Olímpicos en Londres. Quiere “Malvinizar” esos juegos y está construyendo el clima, el relato y la épica a una estrategia que no pasa de la provocación y la búsqueda de la reacción del otro. Una vez lograda la reacción, ya sea un insulto, un chiflido, un gesto de rechazo, entonces sí, el nacionalismo “victimista” tendrá su pieza de colección. ¿Malvinas?

Hubo uno que no fue

Veo que se ha hecho una reivindicación merecida a Raúl Alfonsín en relación a Malvinas. Me parece un ejercicio de memoria en serio. Se suele decir que los “chicos de Malvinas” murieron por la patria. Siempre me pareció un patraña esa frase. Obvio que no hablo del sentimiento  con que los chicos actuaron allá. Me refiero que al decirlo, unos cuantos, muchos, esconden sus agachadas. No murieron por la patria, murieron por un gobierno asesino y miles

Malvinas: abusos y olvidos selectivos

 Durante la semana pasada tuve una serie de mensaje de supuestas agrupaciones de la JP vía twitter donde se me acusaba de “cipayo”, doctor entre otras cosas, debido a mis reflexiones sobre los dichos de CFK en relación a Malvinas. He dicho entonces, y reitero nuevamente, aquella expresión “el patriotismo es el último refugio de los canallas” y Malvinas ha servido y sirve como excusa para muchas canalladas.CFK, entre otras cosas, criticó al “ambientalismo” por no

Nunca más! (no al “nunca digas nunca”)

   Debo confesar que la creciente movilización, salve expresiones de repudio y actividades vinculadas a la memoria del 24 de marzo de 1976 me despierta sentimientos contradictorios. Preferí que pasaran unos días de la fecha conmemorativa para poder escribirlo sin los calores del aniversario y procurando ser todo lo claro que pueda ser.Por supuesto que es todo ganancia que haya una convicción cada vez más fuerte y masiva de que algo así no debe suceder “Nunca

Un borrador que llegó

Hola Cali, tadalafil Tu posteo me hizo recordar cómo viví Malvinas, en los años de mi infancia en la base militar de Puerto Belgrano, en el sur de la provincia de Buenos Aires. Y me puse a escribir mis recuerdos, en el marco de los primeros borradores de mis memorias, que de alguna manera son una micro-historia de la historia mayor que todos tenemos como país. Aquí los transcribo, y comparto preguntas que todavía me hago

¿Pedirán perdón alguna vez?

No hace mucho decía que lo mejor que podían hacer los partidos políticos en relación a Malvinas es cerrar el pico y sólo abrirlo para pedir perdón. Porque no me voy a poner redundante con la criminalidad del ejército inglés o la barbarie del ejército argentino. Nada puedo pedir a esas máquinas de matar. Pero a la dirigencia política es a quien le exijo el ejercicio del pensamiento, la reflexión y una visión de las cosas. He puesto muchas entradas sobre

La Argentina malvinera

Tras que éramos pocos apareció Malvinas. Siempre aparece, search siempre vuelve. Es una letanía que ya poco tiene de reclamo real y sólo sirve para la vagancia intelectual de “nacionalistas” que prefieren recitar los versos que saben de memoria antes que ponerse a pensar un poco cómo es este mundo que nos rodea. La historia es compleja, la realidad es compleja, por eso el nacionalismo es una gran solución para quienes no toleran esa complejidad. Siempre

Acuarela 5 (10): malas condiciones

Finalizo con el número 5 de Acuarela. En sus página finales tenemos una serie de cartas verdaderamente elogiosas de algunos núcleos solidarios, sovaldi uno de ellas de Jorge de la revista “transparencia” de Venado Tuerto. La página final con múltiples recomendaciones para sobrevivir y un deseo final, “un rayo de esperanza y fortaleza (de la buena) para todos, en estos especiales momentos. CHAU”. No sabíamos que pasaría con Acuarela porque estábamos un poco

Acuarela 5: (3) “Soberanía Popular”

Luego de repasar la atmósfera que respirábamos durante la guerra de Malvinas continúo con el número 5. La revista estaba casi lista y el material era más abundante que nunca. Abril era el mes para que salga y sucede el 2 de abril. El dilema era cómo salir en ese contexto. ¿Qué decir? ¿Ignorar lo que pasaba? Francamente no quisimos siquiera mencionar al conflicto porque no queríamos decir algo que no fuero lo que pensábamos, sovaldi