julio 11, 2010 Publicaciones 1 comentario

imagePor alguna razón, este disco lo tuve que reconstruir tres veces. Tres veces perdido. Esperemos que sea la vencida. Es de los discos que demoran en hacerse fáciles de escuchar. Pero imprescindible para acompañar cualquier velada o desvelada.

Aprovecho su reconstrucción para compartir un tema y el comentario de cuando el disco salió de Horacio Magnaco, del excelente sitio “El Intruso”. 

Comienza con “Sinfin”, con un guiño a “Despiertate nena”:

Alguna vez,  
querida mía…  
te pregunté,  
por un rayo que víste en la avenida…  
Hoy ví uno igual,  
aunque es mejor…  
y presiento que el tiempo nos mira… 

 

Músicos:
Luis Alberto Spinetta: guitarras y voz
Claudio Cardone: teclados
Nerina Nicotra: bajo
Sergio Verdinelli: batería
Graciela Cosceri: voz y coros.
Guillermo Vadalá: acústica en Sin Fin
Universal, 2006

Calificación: Dame dos

Claro, y como comentaba en el review de Ibarretxe… vos viste cómo es cuando tenés albañiles en tu casa, todo hecho un desastre, la máquina desenchufada, los CD’s metidos en cajas en lo de mis viejos, muchas cajas, polvo, en fin, una alegría…

Un día no aguanté más y me fui a abrir cajas, a traerme música porque no daba más… y me traje la “S”; entraron Sylvian, Steely Dan y Spinetta… qué lindo… me pasé un par de meses sin escuchar música nueva, sólo buscando lo que estaba guardado en las cajas, lo escondido, y sí, me traje todos los de Spinetta: solista, con Jade, con Pescado… sentía que era escuchar música diferente siempre, siempre nuevas sonoridades, siempre distinto. El otro día me metí en la Cadena de Discos (¡sí!), y veo ¡¡Pan!! ¡¡¡Es el nuevo!!!

Siempre me pone contento un disco nuevo de Spinetta; el Tío Luigi es un número puesto, sus discos tienen una base importante, es uno de los pocos a los que todavía no les doy la Jubilación Anticipada (ver el Poyo Corner). Y Pan es un gran disco, medido, contenido, pensado, muy bien tocado (eso ya es mucho en el panorama actual, ¿no?), con una banda del caraho, donde descuella Claudio Cardone (cada vez mejor, maestro) y la dupla Nicotra/Verdinelli es un reloj.

Pan es el regreso de las sonoridades de Jade, lejos del sonido power que acompañó algunas partes de los últimos discos de Spinetta; es low tempo, es para escuchar y disfrutar, no tiene instant hits!, tiene poesía de esa hermosa habitualidad Spinettiana: "sólo tu canción de noche/ es noche sin resplandor/ en tanto que la brisa así/ mueve mis cosas", tiene Bolsodios: todas las cosas que se pierden/las tiene en un bolso dios", o "extiende tus alas y encara hacia el mar otra vez/sólo el cielo te acompañará/ y es que no habrá ningún destino incierto ni habrá distancia que pueda alejarme de ti".

La edición es muy linda, a puro mantel hogareño, con muy buenas fotos de Eduardo Martí y agradecimientos por doquier.

Pan es un gran disco.

Y muy esperado, porque es necesario.

Horacio Poyo Magnacco

“Despiertate nena”, de “Spinetta – Teatro California Chile (1992)”, otra ilegalidad. El tema originalmente pertenece al disco “Lo mejor de Pescado Rabioso” (1976), entonces la banda no existía más.

                           image

Written by Juan Echeverria