Un acuerdo para evitar catástrofes climáticas graves

La Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría y convirtió en ley el Acuerdo de París, un convenio medioambiental que el presidente Mauricio Macri reclamó para presentar en la cumbre de jefes de Estado del G-20 que se llevará a cabo entre el 4 y 5 de septiembre, en la ciudad china de Hangzhou.

La iniciativa, que tenía la media sanción del Senado, fue tratada en una sesión especial de la Cámara baja y fue sancionada con 150 votos positivos, tres negativos (Néstor Pitrola, Pablo López y Soledad Sosa, del FIT), y la abstención de Myriam Bregman, también del Frente de Izquierda.

El radical Mario Barletta, presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Medio Ambiente, señaló que la Argentina genera un 0,89 de las emisiones de gases en el mundo y sostuvo que si bien “está claro que la mayor responsabilidad recae en los países centrales”, es importante “ser parte” de esta movida. El macrista y extitular de Greenpeace, Juan Carlos Villalonga, sostuvo que “este acuerdo surge de las cenizas del protocolo de Kioto y el acuerdo de Copenhague”.

El massista Alejandro Grandinetti, por su parte, aclaró que si bien acompañaban el acuerdo, el bloque del Frente Renovador presentará un proyecto de “mitigación de riesgo de desastre” con el fin de fijar una política de Estado para “evitar los efectos del cambio climático”.

En tanto, Pablo López (Frente de Izquierda) recordó que la cumbre en París se celebró “en medio de un estado de excepción”, y que los ambientalistas que protestaban contra la misma “fueron brutalmente reprimidos”.

El Poder Ejecutivo había solicitado la sanción del acuerdo aprobado en la capital francesa el 12 de diciembre de 2015 en el marco de la convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y será aplicado desde 2020.

El convenio obtuvo, por primera vez, un consenso universal sobre los métodos para reducir el cambio climático y más de 50 países responsables del 55 por ciento de la emisión mundial de gases de efecto invernadero lo adoptarán como vinculante.

La iniciativa contempla limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados centígrados en 2100, siguiendo las recomendaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU para evitar catástrofes climáticas graves.

Página 12 1 de Septiembre de 2016

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.