En defensa de los “animalitos”

Podemos convenir que es un tema “menor” o de poca relevancia. Es claro que tenemos cantidad de temas pendientes que pueden ser calificados como más importantes o urgentes que la decisión acerca de qué figuras deben aparecen en nuestros billetes.

Ahora, puesto que es una decisión que hay que tomarla y que, además, las nuevas autoridades del Banco Central ya han anunciado que cambiarán el diseño de los billetes, entonces vale hacer alguna reflexión al respecto. Además, es justo decirlo, se trata de una decisión con fuerte poder simbólico y tiene su peso propio.

“Sobre las imágenes que llevarán, Pesce recordó: “Ya lo dijo el Presidente, él quiere abandonar estas figuras de animalitos”. “Siempre tiene un valor simbólico lo que hay en los billetes. En un país que tiene los poetas, los políticos, la historia que tiene la Argentina, tener que recurrir a sus animalitos es un poco triste. Esperemos que esta familia nueva tenga consenso”, confió Pesce”.  (nota a Miguel Pesce, Presidente del Banco Central, ‘Se “extinguen” los billetes con animales, vuelven los próceres y llevarán la firma de Cristina’, Diario Perfil, 23/12/19).

Me parece una decisión desacertada y que manifiesta una concepción ortodoxa de la cultura que mira más el pasado que nuestro presente y futuro. Es un modo de hacer política.

Estamos atravesando una etapa de la historia de la humanidad en la que uno de los grandes desafíos civilizatorios es si logramos o no ubicar al desarrollo humano en la senda de la sostenibilidad. La humanidad está intentando de formas muy diversas, la más de las veces sin éxito alguno, establecer un nuevo modo de relacionarse con la naturaleza y los demás seres vivos. Estamos ante la urgente necesidad de ser la especie que debe actuar con absoluta responsabilidad para administrar sus fuerzas y ansias de expansión.

En buena medida, el siglo XXI está signado por este desafío. Las imágenes de especies animales en los billetes es un modo de simbolizar que queremos equilibrar nuestra desmesuras con nuestro entorno y las demás especies vivas. Por esta razón, no son “animalitos” los que aparecen en los billetes, como dice el Presidente Alberto Fernandez, son imágenes que nos proyectan nuestro desafío mayúsculo como sociedad global.

Por supuesto que se puede poner a Borges, San Martín, Favaloro o quien se quiera colocar. Siempre habrá buenos justificativos para hacerlo. Pero para mí, colocar imágenes que nos recuerden la misión más trascendente que tenemos por delante, no está nada mal. Pero bueno, son criterios que manifiestan donde está parado cada uno.

Cali

Todavía no hay comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.