Desarme

Nunca más! (no al “nunca digas nunca”)

   Debo confesar que la creciente movilización, salve expresiones de repudio y actividades vinculadas a la memoria del 24 de marzo de 1976 me despierta sentimientos contradictorios. Preferí que pasaran unos días de la fecha conmemorativa para poder escribirlo sin los calores del aniversario y procurando ser todo lo claro que pueda ser.Por supuesto que es todo ganancia que haya una convicción cada vez más fuerte y masiva de que algo así no debe suceder “Nunca

Pilcaniyeu revisited

“Por eso creo que el rescate, la recuperación que hacemos hoy de esta planta de uranio enriquecido, el proyecto Pilcaniyeu, es para todos los argentinos, y en especial para esta Presidenta, un motivo de gran orgullo”, Cristina Fernández de Kirchner, 25/10/10 En varios rubros vivimos un revival de los 70! Con Pilcaniyeu se revive uno de los proyectos más adorados por la Junta Militar de 1976. La reactivación de la planta de Pilcaniyeu es parte del relanzamiento de un programa nuclear

paz, y que sea verde.

Recuerdo todas esas fotos en el año 1985, doctor recuerdo particularmente la cobertura fotográfica del diario “Tiempo Argentino” (el de aquel momento!), eran muy buenas. Las tengo amarillentas en las… cuarenta y pico de carpetas donde registro el “historial” de los muchachos nucleares. Gracias a la gente de GP España por recordarlo de esta manera (mirar sus fotos). CaliPS: un poco de contexto personal en esta entrada y ver más en

¿Intervenir o no intervenir?

La tragedia de Haití coloca en un primer plano algo más que una tremenda catástrofe natural y sus consecuencias. Una de ellas, discount es que tales consecuencias se ven amplificadas por las condiciones previas al sismo, la que también podemos calificar de “catastróficas”. El desorden y la confusión luego del terremoto en Haití tienen que ver con la magnitud del mismo, pero también con la ausencia de estructuras de administración sólidas previas al terremoto. Una población que

Adiós a las Armas (IV)

Puse algunas entradas recientes sobre la necesidad de abandonar las “fuerzas armadas”. Lo repito, pills hay que dejar atrás ese delirio armamentista que, en el mejor de los casos, se consume dinero y cerebros sin ningún sentido. En otros casos destruye mucho más que eso. Algunos habrán pensado que hablaba de cosas ya pasadas de moda. Lamentablemente no. Tuve la oportunidad de dedicarle este sábado pasado a un programa producido por la Provincia de Santa Cruz

Adiós a las armas (III)

Alguna vez dije que este blog se alimentaba de las “sincronicidades”, and al menos de aquellas a las que uno pone atención. Hoy compré el diario Perfil y encontré una nota destacando el ejemplo regional y mundial de un país que le dijo adiós a las armas, Costa Rica. Si, ya sé, muchos no toman muy en serio a Costa Rica. Es un país pequeño, ambulance con pocas posibilidades, aún así, políticamente tanto

Adiós a las armas (II)

Tuvo su continuidad el artículo de Caparrós en comentarios varios en el diario Crítica y un segundo artículo que aquí reproduzco. Me parece que el debate tiene que existir, buy aunque aún no sea factible en el corto plazo, pero debe existir la opinión anti-militar en la Argentina. Los gráficos corresponden a parte de los materiales de la campaña que comenté para que se reconozca el derecho a no hacer el servicio militar (2003/2004).

Adiós a las armas

Cuando el año pasado se cumplieron los 25 años del retorno a la democracia mi balance personal se focalizó casi en una única variable, la más importante para mí desde los años bajo el gobierno militar y se trata del sueño de terminar con los militares y los valores castrenses en la sociedad: el autoritarismo, la violencia y la falta de racionalidad. La democracia y sus progresos siempre tuvieron una contabilidad algo simplificada en mí, ¿cuánto nos

Each Small Candle

Colombia, Ecuador, Venezuela… demasiadas armas juntas, mucho uniforme, demasiados milicos, demasiado fascismo trasvestido. Cali Each Small Candle (Roger Waters) Not the torturer will scare meNor the body’s final fallNor the barrels of death’s riflesNor the shadows on the wallNor the night when to the groundThe last dim star of pain, is heldBut the